MWC21 presenta su protocolo de seguridad y Ericcson no asistirá

MWC21 presenta su protocolo de seguridad. Ericsson anuncia que no asistirá

Entre las medidas más destacadas, la obligación por parte de los asistentes de presentar una prueba negativa de coronavirus, y la repetición de dicho test pasadas las 72 horas. Además de completar todos los días el cuestionario de salud que incorpora la aplicación del congreso y llevar mascarilla FFP2.

La GSMA, organizador del Mobile World Congress, uno de los congresos más importantes de telecomunicaciones a nivel global, ha desvelado las medidas de seguridad que se implantarán en la próxima edición del MWC, tras haber sido aplazado el pasado año como consecuencia de la crisis sanitaria. 

El evento, que según lo planeado por la GSMA se celebrará del 28 de junio al 1 de julio en Fira de Barcelona, se desarrollará bajo las directrices del plan de actuación desarrollado y aprobado por las autoridades sanitarias catalanas responsables de la normativa que regula el MWC21, incluyendo el Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Catalunya y el Comité Técnico del Procicat. 

De acuerdo con los organizadores, dicho plan “satisface las directrices y recomendaciones para las organizaciones de eventos” y está basado en el Protocolo de Seguridad y Prevención contra la COVID-19, que Fira está implementando. 

Entre las medidas más destacadas, la obligación por parte de los asistentes de presentar una prueba negativa de coronavirus, y la repetición de dicho test pasadas las 72 horas. Además de completar todos los días el cuestionario de salud que incorpora la aplicación del congreso y llevar mascarilla FFP2

Ericsson, primera baja

El propio recinto ferial se ha adaptado para acoger de forma segura el congreso. Se han ampliado entradas y salidas con el objetivo de garantizar la distancia social; se han digitalizado algunos puntos de contacto; se han rediseñado los restaurantes de Fira Gran Vía para favorecer la distancia social; instalado un nuevo sistema de ventilación, y añadido un sistema de monitorización para controlar en todo momento el aforo. 

Pero a pesar de las medidas de seguridad anunciadas, Ericsson ha sido la primera compañía en anunciar su intención, por segundo año consecutivo, de no asistir al Mobile World Congress, ya que considera que no se dan las garantías sanitarias para asistir al evento. “Esperábamos a clientes de 120 países con distintos ritmos de vacunación, por lo que consideramos muy alto el riesgo y por coherencia hemos decidido declinar nuestra asistencia este año”, han declarado a Invertia. 

En un principio, el Mobile World Congress tenía prevista su celebración los días 1,2, 3 y 4 de marzo, pero la segunda ola obligó a los organizadores a anunciar el pasado septiembre el retraso de la feria a junio de 2021. 

Según fuentes del sector, una mayoría de empresas del sector de telecomunicaciones estaría de acuerdo en posponer el MWC21 a finales de este año. A pesar de que la GSMA mantiene finales de junio la fecha del evento, la decisión definitiva se conocerá seis semanas o un mes antes, según han confirmado desde la organización.