Burger King instalará paneles fotovoltaicos en cerca de 300 restaurantes

Burger King instalará paneles fotovoltaicos en cerca de 300 restaurantes

La realización y puesta en marcha de las instalaciones en los restaurantes de Burger King correrá a cargo del grupo EDP.

Burger King España avanza nuevamente en sostenibilidad, en línea a su plan medioambiental ‘King Planet’, cerrando un acuerdo de colaboración con el grupo energético internacional de energía renovable, EDP, para instalar paneles fotovoltaicos en cerca de 300 restaurantes de nuestro país. 

En este plan de autoconsumo, la marca de restauración, propiedad de Restaurants Brands, implantará los paneles a lo largo del presente ejercicio en sus formatos de tienda ‘free standing’, aquellas de construcción independiente, tipo chalet, además de aquellos nuevas aperturas de la marca que tengan este formato. 

En total, este proyecto supone la instalación de más de 12.000 módulos fotovoltaicos que ocuparán una superficie de 25.000 metros cuadrados, equivalentes a casi cuatro campos de fútbol.  La potencia total instalada será superior a cinco megavatios, que permitirán generar la energía equivalente al consumo eléctrico medio de más de 2.000 hogares. Con esta energía será posible cocinar 39 millones de hamburguesas, cerca del 40% del total que la cadena sirve al año.

Este proyecto permitirá a la empresa disminuir las emisiones de CO2 en 2.300 toneladas anuales (equivale a 150.00o nuevos árboles). 

Además, el acuerdo incluye el diseño, la realización y la puesta en marcha de las instalaciones en los restaurantes de Burger King por parte de EDP, que, además, gestionará las instalaciones durante los próximos 15 años, a través de un acuerdo que se desarrollará como un servicio ‘as a service’ de venta de electricidad 100 renovable.

Plan medioambiental King Planet

Este proyecto forma parte de la estrategia de sostenibilidad medioambiental de Burger King España, King Planet, que tiene dos grandes áreas de actuación: la reducción de la huella de carbono y la reducción de la huella de plástico. “Desde 2019, hemos apostado por fomentar el formato Free Standing en los restaurantes de nueva apertura, concebidos desde su diseño para reducir el impacto medioambiental”, ha afirmado Gregorio Jiménez, consejero delegado de la marca. Y destacó la política de reducción de plásticos que la empresa comenzó a implementar hace dos años. Una de sus primeras medidas fue reemplazar las pajitas de plástico por alternativas más sostenibles. Esta política, que finalizará en junio de 2021, permitirá a la marca ahorrar más de 500 toneladas de este residuo.