David Tomás, cofundador y director general de la agencia de marketing y publicidad digital Cyberclick Group, explica en el relato ‘La empresa más feliz del mundo’ las prácticas que han llevado a la compañía a ser elegida Best Place to Work 2014 en España.

El libro es un relato corto que deja al descubierto algunas de las claves que han llevado a Cyberclik Group a convertirse en el lugar más codiciado por aquellos que buscan aprender, disfrutar y crecer dentro de su trabajo. Once claves prácticas que desbordan sentido común y que se alejan de fórmulas mágicas para alcanzar un estado de bienestar prácticamente utópico.

David Tomás, CEO de Cyberclick

David Tomás.

Es mucho el tiempo que pasamos en nuestro trabajo y por eso es difícil sentirse pleno si cada mañana hemos de hacer un esfuerzo sobrehumano por levantarnos y dirigirnos a un lugar en el que no nos sentimos valorados, no tenemos buena relación con los compañeros o no compartimos los valores.

David Tomás ha ido aprendiendo de diferentes fuentes, tanto americanas como españolas, los mejores métodos para que su equipo se sienta como en casa, y sin duda lo ha logrado. No hay más que hablar con cualquier miembro del equipo para darse cuenta de que no se trata de una empresa utópica sino que esta filosofía se podría extender a todo el tejido empresarial. “Yo no vengo solo a trabajar en Cyberclick ¡vengo a pasármelo bien!” comenta Berta Campos, una de las componentes de Cyberclick, “Los lunes, aunque parezca increíble, llego a la oficina con ganas, motivada. Me encanta el día a día, marcarme yo los objetivos diarios y a largo plazo, tener libertad para organizarme a mi manera y estar rodeada de personas que más que compañeros de trabajo son mis amigos. El buen ambiente y la confianza que nos tenemos hacen que seamos un gran equipo. Siempre nos ayudamos entre nosotros y vamos todos a una para conseguir los objetivos que nos proponemos”, y continúa agradeciendo el apoyo de la empresa cuando su madre cayó enferma y tuvo que atenderla durante casi un mes, “La empresa me dio una facilidad enorme para poder estar con mi familia, sin tener que preocuparme de nada más. Y mis compañeros me apoyaron y estuvieron a mi lado día a día hasta que por fin todo volvió a la normalidad. Les estoy muy agradecida. Incluso se hicieron todos una foto con un cartel que decía “sin ti no es lo mismo” para animarme”.

La flexibilidad de horarios y vacaciones, una política de cuentas abiertas y transparentes, la confianza para exponer aquello que se considera erróneo o molesto, la valoración de todo el equipo en el proceso de selección de cada nuevo miembro de la compañía y la medición del grado de bienestar diario a través de un semáforo, son algunas de las prácticas que David ha aplica en Cyberclick, pero sobre todo “el hecho de preguntar al equipo y hacerle partícipe de las decisiones que se toman es fundamental”, él mismo afirma.

Estas prácticas que David Tomás reproduce en “La empresa más feliz del mundo” han llevado a la compañía a aumentar en el último año un 30% su facturación y un 50% su plantilla. “No hay excusas para no apostar por la felicidad”, afirma David Tomás, “si algunas compañías se pararan un momento a pensar se darían cuenta de que buscando el bienestar de su equipo la empresa crece”.

“La empresa más feliz del mundo” viene avalado por varios Premios Nobel de la Paz que han encontrado en el libro una manera de transmitir los valores que ellos defienden, y que tienen como eje central a las personas: Leymah Gbowee, Premio Nobel de la Paz en 2011, Óscar Arias Sánchez, expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz de 1987 y José Ramos-Horta, expresidente de Timor Oriental y Premio Nobel de la Paz en 1996. El libro también llega a las librerías avalado por personas muy reconocidas del mundo de la empresa y del deporte como Ferrán Adriá y Jorge Garbajosa.