La facturación de la industria del videojuego crece un 14% en España

La facturación de videojuegos crece en España un 14%

La facturación de videojuegos crece en España un 14%

La facturación de las empresas españolas productoras de videojuegos ha crecido un 14% respecto al año anterior, lo que supone un total de 813 millones de euros en 2018. Pero no es el único dato positivo del sector, como consecuencia de este crecimiento se ha generado un 8,9% más de empleo alcanzando los 6.900 profesionales.

Estos datos están recogidos el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos en su edición 2019 que ha presentado  la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV) e ICEX España Exportación e Inversiones,  y muestra cómo el del videojuego es un sector que sigue aumentando.

Las empresas de mayor tamaño son las que han tirado del carro de este crecimiento: el 44% de la facturación corresponde a empresas que ingresan más de 50 millones de euros, y el 46% del empleo se genera en empresas con más de 50 empleadas/os, mientras que las empresas que facturan menos de dos millones de euros y emplean menos de 10 profesionales, suponen el 8% de la facturación y el 7% del empleo.

facturacion

La mitad de estas empresas se encuentran en Cataluña, ya que concentra el 53% de la facturación, y mantiene un claro liderazgo, seguida de la comunidad de Madrid (33%) y, a gran distancia, Andalucía (8%) y la Comunidad Valenciana (4%).

Según las previsiones, de cara a 2020 la facturación crecerá a un ritmo anual del 10,7%, lo que supondría alcanzar en  2022 los 1.223 millones de euros. De la misma manera se estima un crecimiento del empleo del 12%.

Sector exportador

La industria productora de videojuegos es altamente exportadora, tan solo un 35% de lo ingresos son nacionales y por el contrario,  el 65%  restante de los ingresos proceden de mercados internacionales. Siendo el mercado asiático muy importante para la industria, pese a su dificultad para acceder. 

Por otro lado, según los datos del informe se observa como el censo de empresas españolas productoras de videojuegos experimentó el año pasado un intenso crecimiento, tras haberse estancado e incluso reducido los tres años anteriores. Así, ha pasado de 455 empresas en 2018 a 520 en 2019.

Pero sigue siendo un tejido empresarial muy atomizado y basado en pequeñas empresas; el 61% son microempresas que facturan menos de 200.000 euros al año y el 75% emplea a menos de 10 profesionales. El empleo se incrementó un 8,9% en 2018, alcanzando las 6.900 personas.

Empresas jóvenes

El Libro Blanco demuestra también que se trata de empresas jóvenes: el 41% se han creado en los últimos cinco años, el 39% tiene entre 5 y 10 años de antigüedad y solo el 20% lleva en activo más de diez años.

El sector genera un empleo joven, cualificado y de calidad: el 49% de las y los profesionales tiene menos de 30 años (y solo el 3% supera los 45 años) y el 71% han cursado estudios superiores. El 65% de los puestos corresponde a contratos de carácter indefinido.

No obstante, destaca la gran cantidad de empresas (57%) que tiene dificultades para encontrar profesionales con los perfiles más demandados: programadores (que son ya el grueso del enpleo de los estudios desarrolladores), marketing, game design, monetización, arte y desarrollo de negocio.

Retos de la industria española

Los datos del Libro Blanco del Videojuego indican un gran potencial de crecimiento (hay alrededor de 250 proyectos en espera de constituirse como entidad legal), pero también se ha detectado en la encuesta que un centenar de empresas no tienen actividad y corren el riesgo de desaparecer.

empresas

Es por ello que durante la presentación, quisieron exponer y trasmitir al Gobierno las medidas necesarias para incentivar la industria del desarrollo de videojuegos en España en 2020.

“Según los datos recogidos por El Libro Blanco hemos observado que la industria del juego sigue creciendo de manera sostenible. Sin embargo, seguimos manteniendo muchas deficiencias que han sido detectadas en los últimos años” afirmó Valeria Castro presidenta de DEV.

“Esto significa que se debe producir un punto de inflexión que permita acelerar considerablemente la tendencia. Necesitamos invertir para que ese crecimiento sea cada vez  mejor, más sano y acelerado. Este punto de inflexión lo llevamos pidiendo mucho tiempo” añadió.

Entre las medidas mencionadas  destacó la necesidad de establecer un incentivo fiscal a la producción de videojuegos con el fin de atraer a las grandes producciones internacionales al país y que la industria sea más atractiva para los inversores españoles.

También se habló de diseñar un esquema de reinversión de las multinacionales en el videojuego español. Teniendo en cuenta que el mercado español es el cuarto de Europa, una reinversión del 5% de los ingresos brutos podría generar una bolsa de hasta 70 millones de euros para contenidos españoles.

Y  por otro lado, se trató del papel de la mujer en la industria. Ya que actualmente la presencia del empleo femenino solo alcanza el 16%. Y ha disminuido respecto al año anterior.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.
  • Email profesional