"Smokingfyer", la inocentada viral de Smoking Paper

«Smokingfyer», la inocentada viral de Smoking Paper

Para aumentar el alcance de la acción, Smoking Paper colaboró con la plataforma Cabronazi, siendo ésta la más viral del país con más de 11 millones de seguidores.

Smoking Paper, la compañía especializada en libritos de papel de liar, inició el pasado día de los Inocentes una acción conjunta con la conocida plataforma Cabronazi. En ella se promocionó el «Smokingfyer», un producto ficticio de la marca para revelar, más tarde, que todo era una broma. 

El artículo consistía en un vibrador de diseño similar al popular juguete erótico. Sin embargo, éste incluía un compartimento en el que almacenar cigarrillos y un sistema de encendido, con tal de facilitar al usuario la posibilidad de «fumarse el de después».

Para lograr el máximo alcance posible, se desarrolló una creatividad que simulaba el packaging original del producto y una imagen de promoción del mismo. El «Smokingfyer» mantenía en su diseño los colores corporativos de Smoking Paper, así como su identidad corporativa en la caja de venta e incluso impresa sobre el producto. En la parte inferior se encontraba la salida del fuego y el compartimento donde guardar cigarrillos.

Alcance del «Smokingfyer»

Para aumentar el alcance, la marca colaboró con Cabronazi, plataforma con la que ya ha realizado con anterioridad acciones conjuntas. A día de hoy, se trata de la cuenta más viral del país, con más de 11 millones de seguidores.

La acción se dividió en dos fases. En primer lugar, se difundió la noticia del falso lanzamiento a través del Instagram de la marca (posteriormente también desde Twitter). Después se viralizaron las imágenes con la colaboración de Cabronazi. Al día siguiente, se confirmó la inocentada, revelando así la broma.

La campaña obtuvo 6.300.000 impactos en redes sociales, además de un alcance superior a los 4 millones de usuarios. La publicación motivó más de 3.400 comentarios. Varios creadores de contenido se hicieron eco de la noticia e incluso algunos sex shops quisieron colaborar con la broma, afirmando que el producto ya estaba disponible en sus tiendas.