McDonald's para recupera dos de sus clásicos con una campaña llena de nostalgia

McDonald’s recupera dos de sus clásicos con una campaña llena de nostalgia

McDonald's vuelve a sacar al mercado, por tiempo limitado, el Apple Pie y la Grand McExtreme 1955. Y para su lanzamiento presenta la campaña "Lo bueno siempre vuelve".

McDonald's para recupera dos de sus clásicos con una campaña llena de nostalgia

Porque lo bueno siempre vuelve. Bajo esta idea McDonald’s recupera dos de sus clásicos y lo anuncia con una campaña llena de nostalgia ideada por TBWA.La compañía ha decidido relanzar dos de sus productos clásicos por un tiempo limitado: la hamburguesa Grand McExtreme 1955 y el Apple Pie.

Bajo el nombre «Lo bueno siempre vuelve», la acción de McDonald’s tiene como objetivo contribuir a que los más nostálgicos vuelvan a disfrutar de otras épocas ahora que los días «parecen sucederse unos a otros», apunta la marca.

La pieza principal muestra como un padre de familia compra un coche muy similar al que utilizaban en una conocida saga cinematográfica para viajar en el tiempo. Con este nostálgico viaje al pasado, la cadena de hamburguesas anuncia el retorno de dos de sus clásicos, porque «lo bueno siempre vuelve».

La ampaña que tiene presencia en televisión (en formatos 60″, 30″ y 10″), radio, exterior y digital, y se complementa con el patrocinio de una lista de música en Spotify: «Los 80 España». La agencia OMD se ha encargado de la estrategia de medios, y True PR ha estado al frente de la estrategia de RRPP.

Los españoles viajarian al pasado si pudieran

Para acompañar el lanzamiento, McDonald’s ha realizado un estudio con la colaboración de Sigma Dos-y revela que un 82% de los españoles no dudarían en viajar al pasado si existiesra una máquina del tiempo. Y lo que es más, 1 de cada 3 se quedarían a vivir en esa época para siempre.

El estudio también muestra que las décadas favoritas para viajar al pasado serían las de los 80 y los 90. Y entre las actividades que realizarían, McDonald’s ha destacado que un 36% aprovecharían para revivir los sabores de la época, que la mayoría asocian a recuerdos felices con la comida.

Otros se decantan por experiencias más familiares, como el 21% que pedirían a su abuela que apuntase todas sus recetas, para poder conservarlas y replicarlas en el presente.