De la brecha digital a la brecha de la economía digital

África y América Latina se sitúan a la zaga en la lista de países con mayor riqueza procedente de la economía digital

África y América Latina se sitúan a la zaga en la lista de países con mayor riqueza procedente de la economía digital | Foto: OER Africa

Mientras que en países como Estados Unidos, China o Alemania se habla de tecnología 5G, blockchain, Internet de las Cosas (IoT) o computación en la nube, todavía existen naciones donde un usuario con ingresos medios no puede permitirse un plan de banda ancha móvil de 1GB. Una brecha entre países hiperdigitalizados e infraconectados que, de continuar, agravará aún más las desigualdades entre países desarrollados y en desarrollo. 

Así lo advierte la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en la primera edición del ‘Informe de Economía Digital 2019’, que analiza los flujos, datos y recursos de la economía digital a nivel global. 

Según el informe, Estados Unidos y China lideran el ranking de naciones con mayor riqueza procedente de la economía digital. A la zaga se mantiene el resto del mundo, especialmente los países de África y América Latina

Cita como ejemplo el hecho de que el 75% de todas las patentes relacionadas con la tecnología blockchain y el 50% de la inversión global en IoT se originen en las dos naciones que protagonizan la actual guerra comercial. Además, ambos países reúnen más del 75% del mercado de la computación en la nube y el 90% de la capitalización de mercado de las 70 plataformas digitales más grandes del mundo

Mientras, todavía hay países donde sus ciudadanos no cuentan con acceso a internet. En los países con ingresos bajos, sólo uno de cada cinco personas se conectan a la Red, comparado con los cuatro de cada cinco en los países desarrollados. Si bien es cierto que en 2018, el 51,2% de la población mundial ya empleaba internet y el 90% de esos nuevos usuarios procedían de países en desarrollo, todavía el 60% de estas naciones no cuentan con conexión

El informe señala asimismo que existe una ralentización en la tasa de crecimiento de nuevos usuarios conectados a internet, una situación que achaca a la incapacidad de disponer de conexión básica y dispositivos que así lo permitan. Lo ilustra un dato. Cerca de 2.300 millones de personas residen en países donde los planes de banda ancha móvil de 1GB no están disponibles para aquellas que ganan el salario medio. 

De acuerdo con Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, de mantenerse las políticas y regulaciones actuales, la desigualdad aumentará. “Es preciso colaborar para cerrar la brecha digital, ya que más de la mitad del mundo tiene un acceso limitado a Internet o carece de él. La inclusividad es esencial para construir una economía digital que brinde ventajas para todos”, concluye. 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.
  • Email profesional