La FEDE, preocupada por la dinámica de concursos de la Administración

La FEDE, preocupada por la dinámica de los concursos de la Administración

De continuar la convocatoria de concursos por la vía urgente, estudia llevar el caso a instituciones europeas.

La Federación de Empresas de Publicidad y Comunicación (La FEDE) ha mostrado su preocupación por la forma en que se están convocando los concursos públicos de publicidad, tanto de medios como de creatividad, desde hace meses y ve en el concurso para el Acuerdo Marco de compra de medios para las campañas de la Administración Central el ejemplo de lo que se está haciendo bajo la justificación de la pandemia de coronavirus. 

Con un valor de salida de 112 millones de euros para cuatro años, Córdoba Ruíz, presidenta de La FEDE-Agencias de España (integrada en La FEDE), afirma que “no es de recibo que el concurso de mayor monto de la Administración y con una duración de cuatro años se tramite por el procedimiento de urgencia cuando había una fecha bien conocida de caducidad para el anterior”. Y señala que no hay tiempo material para preparar una oferta correctamente – el concurso se convocó el 18 de enero y el plazo finaliza el 3 de febrero-. 

La asociación denuncia, asimismo, que el pliego continúa manteniendo abierta la posibilidad de que haya ofertas de remuneración al 0% de comisión. Una práctica que ésta ya venía denunciando varios años atrás y que, según la entidad, “se ha recrudecido en los últimos tiempos”, amparada por la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación (CORA), dependiente del Ministerio de Hacienda, “y que considera, por lo que parece, que los ministerios pueden obtener un buen servicio de ofertantes que no van a tener remuneración por su trabajo”, explican. 

La FEDE también pone el foco en los precios fijados en los pliegos del concurso para el Acuerdo Marco de compra de medios. “Asegurar unos precios para un periodo de cuatro años sin un mecanismo que prevea movimientos del mercado, como un posible repunte de la inflación que algunos economistas ya anticipan, hacen de este concurso una auténtica ruleta rusa para las empresas adjudicatarias que, llegado ese caso, se verían obligadas a presionar a los medios hasta extremos insoportables o perder mucho dinero”, advierten. 

Preocupación por los fondos europeos

Para La FEDE, el concurso para el Acuerdo Marco de compra de medios para las campañas de la Administración Central sigue la tónica vista desde hace tiempo en los concursos convocados por las instituciones públicas, realizadas por la vía de la urgencia, que finalizan en adjudicaciones directas y a las que, por incapacidad económica, no pueden tener acceso empresas más pequeñas. 

A este respecto, Jose Carlos Gutiérrez, presidente de La FEDE, ha advertido que esta dinámica podría continuar en un futuro, ante la esperable avalancha de concursos que se convocarán con fondos europeos en los próximos meses. 

“Si se mantiene esta evolución, la transparencia de las licitaciones de publicidad desaparecerá completamente, perjudicada por la adjudicación directa basada en motivos de supuesta urgencia, plazos absurdos y ausencia de oportunidades para las empresas que no sean de gran tamaño, todo ello en contra de los principios que marca la Unión Europea”, explica Gutiérrez. 

Si se cumple dicha predicción, «perderemos una oportunidad de que estos fondos se empleen correctamente y beneficien a todo el tejido publicitario, incluido los medios, pues no es de recibo que se excluya sistemáticamente a alguno de ellos, como el medio exterior, sin razón alguna”, añade. 

De seguir esta dinámica, la asociación se plantea acudir a las instancias europeas pertinentes para denunciar estas prácticas. Argumentan que los principios de la Unión Europea que indican la necesaria promoción de la pequeña y mediana empresa en los contratos públicos, “ciertamente se ven vulnerados y menospreciados por el Estado”. 

Asimismo, señalan que han intentado reunirse con los responsables de la publicidad de la administración en el Ministerio de Presidencia desde hace meses, pero no han recibido respuesta. “Es evidente que la publicidad no está en la agenda de este gobierno y que la considera poco menos que un molesto trámite”, sentencia Gutiérrez.