El presupuesto mensual por persona en suscripciones digitales asciende a casi 40 euros

El presupuesto medio para suscripciones digitales crece un 11% y se sitúa en 40 euros mensuales

Un 36% de los españoles tiene más suscripciones a servicios digitales ahora que antes del inicio de la pandemia. A pesar de la complejidad económica que se vive actualmente (muchos consumidores han optado por ahorrar y recortar gastos) el presupuesto mensual por persona en suscripciones digitales ha aumentado un 11%, rozando los 40 euros.

Según un estudio de N26, el aumento de suscripciones entre los jóvenes, sugiere que la pandemia ha actuado como catalizador de un nuevo perfil de super-suscriptores. Un 35% de los jóvenes de entre 25 y 34 años tiene cuatro o más suscripciones frente a un escaso 12% entre los mayores de 65 años. También, es el grupo de jóvenes el que gasta más dinero (44,15€) en comparación con los mayores de 65 (22, 68€).

El 39% indica que es clave que pueda darse de baja sin penalización económica como punto decisivo a la hora de suscribirse a un nuevo servicio. Un 33% prioriza la opción de poder acceder al servicio donde quiera y cuando quiera.

El informe también sugiere que el crecimiento de las suscripciones podría estar ligado a la limitación de varias actividades de ocio durante algunos momentos de la pandemia, ya que el (57%) paga una cuota mensual por un servicio de entretenimiento.

“Pagar una cuota plana por un servicio a la carta se está convirtiendo en la norma para muchos consumidores. A pesar de que todavía existe una brecha generacional, creemos que la demanda por servicios de suscripción va a seguir creciendo y se extenderá de manera generalizada a otras áreas más allá del entretenimiento como la salud o los servicios financieros”, comenta Marta Echarri, directora general de N26 para España y Portugal.

Modelo freemium, tendencia que crece

El modelo freemium, consiste en ofrecer un servicio básico de calidad de forma gratuita y dar la opción a los clientes que lo deseen de pagar una cuota fija por servicios de valor añadido. Cada vez son más (25%), los clientes bancarios que se plantean cambiar a un modelo de banca de suscripción y pagar una cuota plana mensual si ésta fuera igual o menor a lo que paga actualmente en comisiones.

“Los clientes de banca de todas las edades comienzan a plantearse si no les aportará más valor un modelo de suscripción que el tradicional de comisiones ocultas y letra pequeña. Si los bancos tradicionales quieren seguir siendo relevantes deben adaptarse a las demandas de los nuevos consumidores y analizar cómo el modelo de suscripción ya está definiendo el futuro del consumo”, añadió Marta Echarri.