Campofrío, Navidul y Revilla inician el cambio a envases 100% reciclables

Campofrío, Navidul y Revilla inician el cambio a envases 100% reciclables

Arranca con las bandejas de las pizzas Campofrío y los loncheados de Campofrío, Navidul y Revilla.

Campofrío ha arrancado el cambio de su portfolio de marcas a envases 100% reciclables de acuerdo a su compromiso de sostenibilidad, y se adelanta a la Estrategia Europea de Economía Circular que tiene de meta que el cien por cien del packaging sea reutilizable o reciclable en 2030.

La implementación, que se realizará de manera progresiva, ha iniciado este año con las bandejas de las pizzas Campofrío y los loncheados de Campofrío, Navidul y Revilla, que además reducirán en un 20% el contenido de plástico de sus envases.

‘Campofrío Envases Responsables’ 

El cambio de su porfolio de productos a envases 100% reciclables forma parte de los cuatro pilares de la Estrategia ‘Campofrío Envases Responsables’ que incluye además la reducción de un 25% en la utilización de plástico virgen para 2025; el incremento del contenido de material reciclado hasta el máximo técnicamente posible; y el estudio de otras soluciones de envases.

En base a estos objetivos, la compañía ha ido incorporando material reciclable, situándose en torno al 60% en sus productos de loncheados y en un 80% en las pizzas. Además la empresa se convirtió recientemente en el primer envasador de pizzas refrigeradas en obtener el sello Ecosense que certifica que sus bandejas incorporan material reciclado procedente de las mermas de fabricación. Hasta el momento, han conseguido disminuir en un 8% la utilización de plástico virgen en todos sus envases.

Esta acción también responde a las demandas del consumidor que piden modelos de negocio más sostenibles, y las “empresas somos la palanca de cambio que debe liderar esa transformación”, ha señalado afirma Javier Dueñas, CEO de Campofrío. Y añadió que este avance estratégico responde al compromiso de la marca de implantar un modelo de negocio de economía circular, que “exige la revisión de todos los procesos relacionados con el ciclo de vida del producto, desde su diseño hasta su revalorización”.