Continúa la recuperación de la confianza del consumidor español

El consumidor español ‘renuncia’ a probar marcas nuevas

Seguridad, precios bajos y menor incertidumbre. Aunque aumenta la confianza de los consumidores, la situación económica y sanitaria de España impone una actitud de cautela y un cierto conservadurismo. Según Kantar, desaparece casi totalmente la predisposición a probar marcas nuevas.

Foto de Mujer creado por aleksandarlittlewolf - www.freepik.es

El Informe Perspectivas del Consumidor de Kantar, realizado de manera cuatrimestral, muestra una normalización de la situación que influye de manera positiva en la recuperación de la confianza del consumidor español. Los consumidores, pese a una época de restricciones y pérdidas de empleo, van recuperando la confianza.

Los primeros meses de 2021 muestran una tendencia hacia arriba que se inició ya a finales de 2020, situada en -16, tres puntos más que el trimestre anterior. Esta subida se debe a una mejora en la tendencia de los cuatro elementos del índice:

  • La valoración de la situación económica de los hogares continúa subiendo y consigue una evolución positiva con un crecimiento de seis puntos.
  • La previsión sobre la situación económica del hogar se acerca a valores positivos, con dos puntos más en este período.
  • El momento para realizar grandes compras: la incertidumbre interrumpe la recuperación de la confianza en este sentido y este componente se mantiene en -16 puntos, sin previsibles mejoras.
  • La valoración de la situación del país se mantiene en niveles muy negativos, siendo lo que más incertidumbre genera.

Las marcas conocidas transmiten seguridad

Desaparece totalmente la preferencia por probar marcas nuevas. Los consumidores se muestran predispuestos a comprar marcas conocidas por la seguridad que les aporta (37%) y las marcas de distribución por su precio menor (36%). Un 24 % se siente más predispuesto a probar entre varias marcas y no se registran menciones a «probar marcas nuevas. Son tiempos que requieren seguridad, precios bajos y menor incertidumbre.

Aumenta el nivel de confianza en el empleo propio

Ocho de cada diez españoles creen poco posible perder su empleo en los próximos seis meses, lo que implica que el miedo de perder el empleo por los efectos de la crisis Covid-19 queda atrás. El porcentaje de españoles que considera que su puesto de trabajo está en riesgo alcanza niveles de 2010 con un 7%.

 

Confianza en un nivel de ingresos estable

Los valores de percepción de seguridad en los ingresos alcanzan valores muy similares a los registrados antes del Estado de Alarma. El 62% de los consumidores españoles considera que su nivel de ingresos es estable. El porcentaje de consumidores que cree que sus ingresos podrían disminuir, desciende a un 9%, lo que puede considerarse ‘’normal’’. Aun así, las perspectivas de crecimiento son de un 2%, ya que la crisis de la Covid-19 ha provocado una época de ‘’expectativas congeladas’’.

Opinión variada sobre el desempleo

El 42% de la población, mantiene una opinión pesimista acera del crecimiento del desempleo. En cambio, se va detectando en la opinión pública una percepción de mejora. El 35%  declara que lo peor puede haber pasado y que el próximo año habrá menos desempleo.

“Es evidente que esta es una crisis que ha dividido a la sociedad en dos partes casi incomunicadas: quienes tienen empleo, que ya han desarrollado un sentimiento de seguridad en él (si no lo han perdido en estos meses les parece muy difícil perderlo ya), y quienes no lo tienen, que ven difícil su retorno o, al menos, lejano. En lo que respecta a la opinión sobre el desempleo, la percepción de mejora puede cristalizar o no dependiendo de la campaña turística del verano.  Una campaña normal ayudaría a que todos los indicadores retornaran al positivo; si continúan las restricciones y las vacunas se retrasan pasarán a dominar las opiniones negativas» comenta Pepe Martínez, responsable del estudio.

Baja demanda de consumo

Tras la crisis por la pandemia, las actitudes ante el consumo muestran una clara escisión social:

  • El 64% de los españoles cree que podrá mantener sus niveles de consumo, cifra que ha crecido tras el Estado de Alarma y que evoluciona favorablemente.
  • En cambio, casi un tercio de los consumidores españoles (39%), cree que deben reducir gastos. Muestra una demanda de consumo por debajo de lo normal.