Ecommerce en Automoción. Arranque tímido de motores

La llegada de la pandemia del COVID-19 ha cambiado la agenda de todos los sectores, especialmente de aquellos categorizados no esenciales, como el de la Automoción. Esta industria ha sido una de las más castigadas. Ha visto desplomarse sus ventas durante los meses de confinamiento, obligando a muchas marcas a acelerar su estrategia digital. A pesar de ello, el proceso de compra de un vehículo aún requiere en gran medida de la presencia física. Un obstáculo que los concesionarios intentan salvar con la implantación y cumplimiento de medidas de prevención.

La crisis sanitaria ha dejado un escenario desolador para la industria automovilística.  La paralización de la mayoría de las fábricas nacionales y el decreto de estado de alarma, el pasado 14 de marzo, provocaron un fuerte desplome de las ventas de este sector que aporta un 10% al Producto Interior Bruto (PIB). 

¿Te interesa este contenido? Hazte premium

16 / mes (pago anual)

Consultar con ananavarro@ipmark.com para suscripciones corporativas de 3 o más usuarios.

Texto / Rocío Calderón

Fotos / Archivo