Un consumidor más consciente potencia la venta de comercio justo

Un consumidor más consciente potencia la venta de comercio justo

En 2019, las ventas de productos de comercio justo aumentaron un 40% hasta los 130 millones de euros. Una cifra que podría crecer como consecuencia de la crisis sanitaria.

Lejos de paralizar las ventas de productos de comercio justo, la pandemia de coronavirus podría incentivar aún más la compra de estos artículos ante un consumidor cada vez más consciente y responsable, que busca productos locales y sostenibles. 

“Todavía España está lejos de la media europea de consumo de comercio justo, pero la pandemia nos podría dar el impulso que necesitamos”, ha destacado Roberto Ballester, presidente de Fairtrade Iberia, en un encuentro virtual con periodistas celebrado con motivo del 15 aniversario de la firma certificadora en España. 

De acuerdo con el organismo, cerca de un 25% de consumidores ya son conscientes. Estos son, aquellos compradores que apuestan por un consumo responsable, local y sostenible, y los principales impulsores de la compra de artículos de comercio justo

Con algo más de 1.800 referencias a cierre de 2019, sus ventas han experimentado un crecimiento a doble dígito. En España, un 40% más hasta los 130 millones de euros, que asciende a los 170 millones, si se cuentan las transacciones de Portugal. 

Álvaro Goicoechea, CEO de Fairtrade Iberia, ha recordado asimismo las características de los productos que disponen del sello Fairtrade, aquellos que cumplen con los 10 requisitos de comercio justo, entre ellos, el pago de un precio justo. 

A este respecto, ha destacado el hecho de que un 22% del precio final sirve para cubrir los costes de los productores, “una red de seguridad, ya que no se puede bajar”. Y el 3% en concepto de prima de precio, que las cooperativas de las que forman parte los productores destinan a inversión.

El café continúa siendo la referencia más reconocible de productos comercializados bajo la etiqueta Fairtrade, aunque en los últimos años se ha percibido un boom en la categoría de dulces y chocolates, ha explicado Goicoechea. Los productos frescos se han añadido a la cesta de artículos de comercio justo. La banana procedente de Latinoamérica y África ha comenzado a comercializarse en nuestro país, aunque todavía su contribución a las ventas totales de estos artículos resulta minoritario.