La CMA podrá paralizar la retirada de la cookie de terceros en Chrome

La CMA podrá paralizar la retirada de la cookie de terceros en Chrome

La Autoridad de los Mercados y la Competencia de Reino Unido (CMA) podría ordenar a Google la paralización de la retirada de la cookie de terceros si viera indicios de daño a la competencia.

La retirada de la cookie de terceros en Chrome para 2022 podría paralizarse si la Autoridad de los Mercados y la Competencia de Reino Unido (CMA) viera indicios de que las alternativas desarrolladas en Privacy Sandbox incumplan ciertas normas anti-monopolio. 

Después de que el pasado enero el regulador británico anunciara una investigación sobre Privacy Sandbox, el organismo ha llegado a un acuerdo con Google que le permite ordenar la suspensión de la retirada de la cookie de terceros que la compañía de Mountain View planea realizar en 2022, durante al menos 60 días. 

Esta paralización de los planes de la compañía estadounidense se realizaría si la CMA observase que, si se produce la retirada del clásico identificador web, se dan indicios de incumplimiento de ciertas leyes anti-monopolio. Y podría ordenar, además, una investigación mayor. 

El poder de paralizar las intenciones de Google en Chrome para poner fin a la cookie de terceros en su navegador que obtendría en este acuerdo la CMA se realizaría, no obstante, a cambio de que el organismo apruebe los compromisos que ha presentado la firma estadounidense, y que, de aceptarlos, promete extenderlos a nivel global. 

Oliver Bethell, director del área legal de Google, ha especificado en el blog de la compañía estos compromisos, que son “el resultado de muchas horas de discusiones con la CMA y con la comunidad web sobre cómo diseñaremos e implementaremos las propuestas de Privacy Sandbox y sobre cómo trataremos los datos de los usuarios en los sistemas de Google en los próximos años”, ha escrito. 

El mayor operador del mercado de la publicidad online se ha comprometido a informar tanto a la CMA como a la industria de fechas, cambios y pruebas durante el desarrollo de las propuestas de Privacy Sandbox, y trabajarán con el regulador británico “para resolver las preocupaciones y desarrollar parámetros acordados para las pruebas de las nuevas propuestas”. 

De igual modo, se han comprometido a no aprovechar los datos de los usuarios para poner en una situación aventajada a sus productos publicitarios, ya que “no accederán a los historiales de navegación de Chrome para monitorizar a los usuarios”. Y a jugar con las mismas reglas que cualquier operador, al no dar un tratamiento preferencial a sus webs y productos publicitarios

La CMA recogerá feedback del ecosistema digital hasta el 8 de julio, sobre el acuerdo alcanzado entre la entidad y Google, aunque el organismo ya ha adelantado la posible aceptación de los compromisos lanzados por la firma estadounidense.