Dario Regattieri *

Dario Regattieri *

La organización integral de eventos es una profesión vocacional, que exige importantes sacrificios personales, pero que también da muchas satisfacciones. Cuando llevas años dedicándote a la comunicación en directo, a organizar eventos con objetivos y resultados tangibles y, al analizar la situación del sector, te das cuenta de que no se conoce bien la profesión, su verdadero valor y todo su potencial, ese día sientes que existe la necesidad de organizarse.

Hace diez meses, treinta y cinco agencias del sector de la organización profesional de eventos arrancamos un proyecto en común llamado Agencias de Eventos Españolas Asociadas-AEVEA. Hoy, esta entidad está integrada por cuarenta y tres empresas muy involucradas en la búsqueda de objetivos comunes. Tras unos años difíciles en los que el sector ha sufrido una depuración, un nutrido grupo de agencias deciden poner toda su energía en construir industria y en que sea reconocido el valor que aportan como organizadores integrales de eventos corporativos, deportivos, culturales, institucionales, públicos y privados. Se parte de una exigente premisa, comprometerse con un Código Ético y de Buenas Prácticas que traza el camino a seguir para los socios y tiene vocación de establecer las bases de la industria de los eventos.

Por un lado, AEVEA trabaja día a día para ofrecer útiles servicios al socio, protección de sus derechos, clarificación de partidas presupuestarias y reivindicación de justas valoraciones para crear un sector sostenible y rentable. Por otro, da a conocer la potencialidad del evento como herramienta de marketing y comunicación en distintos foros, trabaja en que se reconozca la organización de eventos como cualificación profesional, colabora a nivel internacional con otras asociaciones europeas homólogas y promueve todo tipo de acciones encaminadas a la tan necesaria creación de “la industria de los eventos”.

Estamos en un momento de clara recuperación, en el que vuelve a apostarse con fuerza por la comunicación a través de eventos, las adjudicaciones de presupuesto abren poco a poco el camino del crecimiento y se empieza a evolucionar hacia planteamientos más ambiciosos. La innovación tecnológica, de formatos, en sostenibilidad, la personalización y la búsqueda de la interactividad se dibujan como las tendencias que marcan esta etapa. En definitiva, aumenta la confianza en utilizar el evento como herramienta de comunicación y marketing, que hace entrar en juego las emociones, logrando que perduren las experiencias en el recuerdo y asegurando un importante retorno.

La organización profesional de eventos involucra a una gran cantidad de gremios y se traduce en un peso económico de casi 7.000 millones de euros, un 0,66% del PIB español (fuentes: medición de Infoadex de la inversión publicitaria en España y encuesta sobre inversión MICE de Business Travel Institute) y estamos trabajando en hacer ver a las Administraciones el potencial económico de los eventos en la vía y espacios públicos, como escaparate de las ciudades españolas a través de las marcas.

El año que acaba de empezar tiene que significar la consolidación de un sector que ya comienza a trabajar de una forma organizada, aunque aún tiene un amplio recorrido por delante en el que se establecerán y se conseguirán objetivos cada vez más ambiciosos que lo consoliden como industria. Es un camino de crecimiento y de nuevos horizontes. Desde AEVEA nos esforzaremos día a día para que este viaje sea productivo, próspero y beneficioso para todos.

(*) Dario Regattieri, presidente de Agencias de Eventos Españolas Asociadas-AEVEA