contenidos-digitales

El consumo de contenidos digitales a examen. El último estudio publicado por el ONTSI ( Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI) muestra que hombres y jóvenes, de ambos sexos, comprendidos entre los 16 y 24 años son usuarios con una mayor recurrencia. Más del 30% de los españoles sigue sin estar dispuesto a pagar por el contenido digital aunque se advierte un paulatino cambio de actitud.

Entre las conclusiones más destacas del estudio hay que señalar las siguientes:

• De los doce tipos de contenido digital analizados en el estudio, los más utilizados son las fotos digitales (72%), las apps (67%) y la prensa digital (66%). Les sigue el uso de redes sociales (60%), las películas, series, documentales y vídeos (59,5%), la música y podcasts (58%) y la lectura de webs, blogs, foros (55%). Los otros cinco tipos de contenido oscilan entre el 32% y 20% de penetración de uso en el último año.

• Significativas son las diferencias de uso de contenidos digitales por sexo y edad, con mayor uso entre los hombres que entre las mujeres para los distintos contenidos –a excepción de las redes sociales que es prácticamente igual, y del libro electrónico—, y más uso entre los jóvenes, disminuyendo según aumenta la edad, así como por nivel de ingresos tanto en el consumo como en el pago, superiores ambos a mayores ingresos en el hogar. Las diferencias por hábitat son más difusas, si bien es superior el uso de todos los contenidos a mayor tamaño de población.

• Los jóvenes de 16 a 24 años son los consumidores que en mayor medida ven fotos digitales, utilizan redes sociales, ven contenidos audiovisuales, escuchan música, juegan con videojuegos y comparten contenidos propios (escribir en blogs, colgar fotos propias, etc.). Los jóvenes entre 25 y 34 años son los usuarios que en mayor medida utilizan las Apps, leen noticias y artículos, miran y leen webs, foros y blogs, utilizan programas para compartir archivos y siguen cursos en Internet.

• Uno de cada tres españoles (32,1%) ha pagado en el último año por alguno de los contenidos digitales. Respecto a 2011 aumenta el pago en todos los contenidos analizados, siendo el aumento más significativo en los contenidos audiovisuales, un 19,5% de los individuos ha pagado a cambio de estos en 2016. El segundo contenido por el que más personas ha pagado han sido los libros electrónicos (10,6%), seguidos de la música (10,5%). Pese a su popularidad, el pago por artículos, periódicos y revistas online es el menos frecuente y el que menos ha aumentado de aquellos contenidos analizados.

• En términos de actitudes, se observa cierta predisposición al pago. En mayor medida al modelo de pago por consumo o micropago, y al modelo gratis con publicidad, ambos con considerable aceptación. Pero también al pago por suscripción e incluso, en menor medida, al modelo de libertad de pago o pago a la voluntad. No obstante, en general los españoles se muestran reservados hacia el pago por los contenidos y un tercio manifiesta desconocer en ocasiones el origen legal o no autorizado de los mismos.

• Un análisis específico sobre problemas de geolocalización para acceder a contenidos en Internet, es decir dificultades por motivos de ubicación geográfica, bien a plataformas nacionales desde fuera del país o bien a contenidos de páginas de otros países desde España, muestra que un 22,7% de los individuos de 16 a 74 años manifiesta haber tenido este tipo de problemas, y el 35,3% entre los más jóvenes, de 16 a 24 años.

consumo-contenidos-digitales-España

RIESGOS SOCIALES

El uso intenso que los usuarios hacen de Internet y su valoración positiva no impide la existencia de actitudes apocalípticas respecto al impacto de su uso en la sociedad y en la vida cotidiana. Además, las afirmaciones que señalan determinados riesgos son secundadas por más de la mitad de la población de 16 a 74 años:

• Tres de cada cuatro españoles consideran que el uso intensivo de internet en el móvil produce situaciones antisociales y de aislamiento.

• El 71,1% de la población se preocupa por la dependencia de la tecnología.

• Más de la mitad de los individuos están de acuerdo con la creencia de cierta pérdida de reflexión por el exceso de información y con la pérdida de valor subjetivo de los contenidos por efecto de su enorme disponibilidad y facilidad de acceso.

En cuanto a los problemas de la intimidad y la privacidad tan mencionados en relación a internet, es clara la posición de los españoles: menos de un 20% (17,3%) considera que la privacidad e intimidad estén bajo control en internet.