Unilever levanta su restricción y volverá a invertir en redes sociales

Unilever levanta su restricción y volverá a invertir en redes sociales

La compañía ha anunciado que a partir de 2021 volverá a invertir en publicidad en Twitter, Facebook e Instagram ante los avances realizados para acabar con el contenido dañino en estas plataformas.

Después de que el pasado junio se comprometiera a paralizar su inversión publicitaria en Twitter, Facebook e Instagram, Unilever levantará su restricción en enero de 2021, en vista de los esfuerzos realizados por las plataformas sociales para acabar con el contenido dañino en sus entornos. 

Según ha comunicado la compañía de gran consumo, estas redes sociales han avanzado en la misión de transformar sus plataformas en un ecosistema alejado de contenido dañino. De ahí que a partir de enero del próximo año, la multinacional – tradicionalmente, uno de los anunciantes con los presupuestos publicitarios más altos-, vuelva a invertir en campañas de Twitter, Facebook e Instagram. 

En concreto, hacen referencia a la unión de las plataformas a la Alianza Global para Medios Responsables (GARM) y a los progresos realizados, entre los que se incluyen: haber alcanzado un acuerdo para la definición de 11 áreas de contenido dañino; informes acerca del mismo; más auditorías independientes; y mayores controles de brand safety

“Nuestro objetivo a largo plazo es trabajar con nuestros partners y la industria para llevar un cambio sistémico. Nos anima ver los compromisos de las plataformas para construir entornos más sanos para consumidores, marcas y sociedad en general, en sintonía con los principios de GARM”, ha destacado Luis Di Como, EVP de medios globales de Unilever

El anuncio llega después de que el pasado mes de junio Unilever anunciara la retirada de su publicidad digital en estas redes sociales hasta finales de 2020. Una medida con la que perseguía presionar a las plataformas para que cambiaran su actitud hacia el contenido dañino online, y que coincidió con las iniciativas de boycott – sobre todo en Facebook-, por parte de otros anunciantes como la campaña #StopHateforProfit. 

A este respecto, la compañía que dirige Mark Zuckerberg parece no haber notado las consecuencias del boycott, ya que a finales de septiembre, informó de un 22% más de ingresos publicitarios en comparación con 2019, hasta alcanzar los 21.470 millones de dólares.