Smartcities y movilidad sostenible

La obligada reducción de los gases contaminantes, la necesidad de reducir el número de vehículos para mejorar la gestión de las ciudades y el aumento de la conectividad

La reducción de los gases contaminantes o la necesidad de reducir el número de vehículos, claves del artículo.

Las ciudades del siglo XXI se preparan para las nuevas tendencias en movilidad. Francisco Morcillo, experto en innovación empresarial y de planificación e innovación urbana, reflexiona en este artículo, que forma parte del ebook colaborativo “La Economía del Propósito” editado por Impact Hub Madrid y Foxize, sobre cómo el concepto smart city está evolucionando para abordar soluciones concretas que mejoren la calidad de vida de la población.

La obligada reducción de los gases contaminantes, la necesidad de reducir el número de vehículos para mejorar la gestión de las ciudades y el aumento de la conectividad están propiciando tres líneas de interés:

-Se proyectan energías alternativas y renovables, entre las que se identifica a la movilidad eléctrica como una de las principales soluciones para la mejora energética.
-La empresa privada desarrolla nuevos modelos de negocios que propician la reducción del número de vehículos.
-Desde las Administraciones Públicas se ha comenzado el rediseño de los servicios públicos adaptándose a las nuevas tendencias en servicios: bicicletas, patinetes, carsharing, etc. Tiempos de cambio.

Las ciudades estaban diseñadas en base al vehículo como tecnología que propiciaba la movilidad. Ahora nos encontramos con un nuevo paradigma, la tecnología modifica la movilidad de las ciudades, es la habilitadora para que se reduzca el número de vehículos y para que se reduzca la emisión de gases contaminantes.

La energía y la movilidad que vienen

El transporte representa casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de Europa y es la principal causa de contaminación del aire en las ciudades. Con el cambio global hacia una economía circular baja en carbono y la estrategia de movilidad de bajas emisiones se puede dar respuesta a las crecientes necesidades de personas y ciudades. Entre los retos están:

-Aumentar la eficiencia del sistema de transporte aprovechando al máximo las tecnologías y fomentar el cambio de los sistemas de transportes.
-Utilizar nuevas tendencias como los biocombustibles avanzados, la electricidad, el hidrógeno, los combustibles sintéticos renovables y eliminar los obstáculos para la electrificación del transporte.
-Avanzar hacia vehículos de cero emisiones.

Junto a estos retos nos encontramos con varios informes que modelizan cuál será el vehículo del futuro con la fórmula [2CA+E]. Es decir: Compartido, Conectado, Autónomo, Actualizado anualmente y Eléctrico. La conectividad, el uso de energías alternativas y la automatización no son solo tecnologías complementarias; se refuerzan mutuamente y con el tiempo se fusionarán completamente. Esto propiciará:

-Una menor emisión de gases y ruido en su entorno.
-Habrá un incremento de tiempo para las personas para realizar otras actividades.
-El transporte será accesible para todos los usuarios, con un vehículo autónomo quizás no se precisase una licencia de conducir.
-Será más asequible porque los nuevos modelos de negocios se orientan a que no tengan que ser comprados y se podrá realizar el pago por uso.
-La comunicación entre vehículos y con otros usuarios de la carretera también será crucial para aumentar la seguridad de los futuros vehículos y permitirá su completa integración en el sistema general de transporte.
-Las empresas no venderán vehículos, sino servicios de movilidad.

Con relación a la movilidad eléctrica es destacable el dato de la Agencia Internacional de la Energía, entre 9 y 20 millones de automóviles eléctricos podrían desplegarse para 2020, y entre 40 y 70 millones para 2025.

Como vemos nos encontramos ante factores determinantes que potencian el concepto de ciudad inteligente, que promueve que la tecnología debe crear un ecosistema en torno a la ciudad y los territorios provocando una transformación real y la generación de nuevas oportunidades de negocio y modificando los hábitos tradicionales del servicio público. La movilidad junto a la tecnología aparecen como los grandes ejes transformadores de las ciudades, y la presentan ya no como un servicio urbano que debe ser gestionado y optimizado, sino como una oferta ordenada de servicios B2C públicos y privados.

La movilidad, la tecnología y los ciudadanos

Pero el cambio energético por sí solo no será transformador, no hay que olvidar que junto con la tecnología aplicada en la gestión de la información serán los verdaderos dinamizadores del nuevo modelo de transporte. Servicios de bikesharing, carsharing y ridesharing, entre otros, están posibilitando la creación de una red de opciones de movilidad. En conjunto, estos elementos proporcionan un ecosistema de movilidad creciente y en evolución por varias razones:

-Cuantas más personas usan vehículos compartidos, más probabilidades tienen de usar el transporte público, poseer menos vehículos y reducir el gasto en el transporte.
-Los modelos compartidos complementan el transporte público, mejorando la movilidad urbana.
-Seguirán creciendo en importancia. Las entidades públicas deberían identificar las oportunidades de la movilidad urbana de todos los usuarios, mediante la colaboración y las asociaciones público-privadas, incluida una mayor integración de los servicios, la información y los métodos de pago.
-El sector público y los operadores privados podrían colaborar para mejorar el servicio utilizando enfoques emergentes y tecnología.

Estamos ante la economía del pasajero

Según un informe desarrollado por Intel y la consultora Strategy Analytics, para 2035, hay una nueva economía que moverá 800.000 millones de dólares. Pero es que un poco más adelante, en 2050, la cifra crecerá hasta los 7 billones de dólares solo en lo referido a la movilidad como servicio ( Mobility as a Service). Pero, ¿cuáles son las claves de esta nueva “Economía del pasajero”?

Marca la transición más grande en la movilidad humana, es un catalizador que alterará la naturaleza de los negocios que compiten en este nuevo ecosistema de servicios de movilidad. Hay cinco dimensiones determinantes:

1.-La verdadera fuente de valor está en la aplicación de servicios, la creación y gestión de relaciones efectivas y la analítica avanzada que personalizará la experiencia para el pasajero.
2.-Desde una perspectiva financiera la aparición de la economía de pasajeros se traducirá en un aumento de la intensidad de TI para las empresas que compiten en este mercado.
3.-La evolución de las empresas de Mobility-as-a-Service en la economía de pasajeros creará empresas que se basan en los datos.
4.-El alcance y el detalle de los datos contenidos en las ofertas de Mobility-as-a-Service en la economía de pasajeros será de un nivel sin precedentes. El “quién, qué, dónde y cuándo” de nuestras vidas será capturado y almacenado.
5.-La tecnología de automatización reemplazará inevitablemente algunos trabajos, lo que resultará en eficiencias operacionales.

Algunos modelos, el cambio hacia el MaaS

Los residentes de Helsinki han podido utilizar una aplicación llamada Whim para planificar y pagar por todos los modos de transporte público y privado dentro de la ciudad, ya sea en tren, taxi, autobús, carshare o bikeshare.

La visión de Helsinki representa la próxima revolución en movilidad: movilidad como servicio (MaaS). En su núcleo, MaaS se basa en una plataforma digital que integra la planificación de viaje de extremo a extremo, permite reservar billetes electrónicos y servicios de pago en todos los modelos de transporte públicos o privados.

El ascenso de la movilidad como un servicio permite agregar datos de terceros. Utilizando modelos de éxito similar a Alibaba, Airbnb o Uber, los expertos de movilidad enlazan los servicios de los diversos servicios públicos y operadores privados, organizando reservas y facilitando pagos a través de una sola pasarela.

Google y Apple ya ven a la tecnología aplicada en la movilidad como una extensión de sus operaciones. Disponer de plataformas que gestionen la evolución de la movilidad conectada, será un mecanismo para conseguir y atraer a usuario. De forma decidida apuestan por el “tesoro” de los datos derivados de la movilidad en las ciudades. Mapas dinámicos de demanda, tener el conocimiento de lo que ocurre en la ciudad en tiempo real y disponer de la radiografía global de la movilidad de la ciudad son retos irrenunciables.

Las ciudades se preparan para la transición energética, pero tendrán que prepararse para las nuevas demandas y hábitos ciudadanos. La tecnología será transformadora en la gestión del servicio público y en el crecimiento exponencial de nuevas fórmulas de movilidad de la industria privada.

Francisco Morcillo

Francisco Morcillo

Francisco Morcillo es CEO en MB3-Gestión, consultor, gestor de proyectos y experto en innovación empresarial y de planificación e innovación urbana. Como experto en el desarrollo de modelos de negocios para ciudades inteligentes ha creado la metodología Canvas Smart City. Bloguero del influyente y seguido blog www.smartcitymb3.wordpress.com.

EBOOK “LA ECONOMÍA DEL PROPÓSITO”

Este artículo de Francisco Morcillo forma parte del ebook colaborativo “La Economía del Propósito: Nuevos retos, nuevas respuestas”. Un ebook que recoge 20 análisis y experiencias de diversos autores sobre los retos que plantea la economía hoy día, en torno a 5 ejes clave: cambio climático, transhumanismo, producción y consumo, inversión y finanzas y contrato social.

Descárgate el ebook aquí.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.
  • Email profesional