Los retos del CDO, evangelizador del valor del dato

(De izq. a der) Luis Esteban Grifoll, CDO de Caixabank; Rafael Fernández, CDO de Bankia; Maria Eva Montoro, CDO de Banco Santander; y Miguel Ángel Perdiguero, 'cognitive & analytics partner' de IBM Services

(De izq. a der) Luis Esteban Grifoll, CDO de Caixabank; Rafael Fernández, CDO de Bankia; Maria Eva Montoro, CDO de Banco Santander; y Miguel Ángel Perdiguero, ‘cognitive & analytics partner’ de IBM Services

Lejos de querer ser gobernadores o policías, los ‘chief data officer’ (CDO) del sector bancario prefieren verse como árbitros de fútbol, que velan por el cumplimiento de las normas mientras acompañan a la organización en su estrategia del dato. Un activo cuyo valor aún deben demostrar ante el equipo directivo y formar al resto de la plantilla en un uso libre de vicios. 

Durante el congreso ‘Data Bank’ celebrado en Madrid, los responsables de la gestión de los datos de Banco Santander, Bankia y Caixabank han expuesto los principales retos a los que se enfrenta un CDO en una entidad bancaria. 

“El más urgente es convencer a las empresas de que el dato es un activo de valor y que merece ser tratado como tal”, ha destacado Rafael Fernández, ‘chief data officer’ de Bankia. Fernández responsabiliza a la propia figura del CDO, incapaz de haber elaborado métricas que sirvieran para demostrarle al consejero delegado el activo tan valioso que resulta. 

Se suma la necesidad de educar en el uso de los datos. Para Luís Esteban Grifoll, ‘chief officer data’ de Caixabank, el hecho de haber manejado desde hace tiempo información ha traído consigo el haber adquirido determinados “vicios” que hay que corregir. Y anticipa: “Nos quedan retos por superar y ya aparecen nuevos, ya que cuantos más usuarios hay, más datos hay que gestionar”. 

Preguntada acerca de la evolución de esta figura en la organización, la ‘chief data officer’ de Banco Santander, María Eva Montoro, ha señalado el cambio de papel que tuvo conforme se pasaba de un entorno regulatorio a uno de negocio. 

“Empezamos por temas regulatorios y siete años después se ha visto que las herramientas que empleamos por cuestiones regulatorias eran válidas, pero había que adaptarlas. En ese movimiento, también ha evolucionado el rol del CDO”, que a día de hoy, además, debe “viajar con los cambios tecnológicos”, lo que añade complejidad a su labor. 

Importancia de la estrategia del dato

A los CDOs de las entidades financieras no les gusta la expresión ‘gobierno del dato’. Aunque esa gobernanza la consideran imprescindible porque “como no la tengas, no vas a hacer sostenible una estrategia del dato”, ha recordado Rafael Fernández de Bankia. El CDO se convierte en la figura que define dicha estrategia y la evangeliza “con transversalidad y un nivel de interlocución elevado”, ha matizado. 

“El CDO debe ayudar, no ser policía, sino más bien un árbitro de fútbol”, ha ejemplificado Luís Esteban Grifoll, de Caixabank, mientras que María Eva Montoro, de Banco Santander, ha recordado que dicha estrategia debe ir acompañada de una estrategia tecnológica que aporte agilidad en la toma de decisiones. Una agilidad que, a diferencia de las firmas tecnológicas, no es inherente a una compañía financiera. 

 

Quizás te interese

El reto de transformarse en una compañía ‘data-driven’

La complicada gestión del data en tiempos de aceleración tecnológica

Ser ‘data-centric’ o cómo tratar los datos de los usuarios con respeto

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.
  • Email profesional