Influencers: Las trampas más comunes que hacen para que sus cifras se disparen

Influencers: Las ‘trampas’ más comunes que hacen para disparar sus cifras

El 70% de los influencers con más de un millón de seguidores compran followers, me gusta o visualizaciones. Además, un 55% de ellos emplearon técnicas fraudulentas en 2020.

El 70% de los influencers que tienen más de un millón de seguidores, compran followers, me gusta y visualizaciones. Sin embargo, esta no es la única «trampa» que se ha detectado en estos perfiles para que dé la impresión de que tengan más repercusión de la que en verdad atraen. 

Hay influencers que consiguen a base de esfuerzo, compromiso y creatividad miles de seguidores. Sin embargo, otros muchos optan por la «vía rápida» al emplear prácticas fraudulentas que les hagan conseguir una comunidad digital más amplia.

Según un estudio realizado por HypeAuditor, el 70% de los perfiles con más de un millón de seguidores, compran followers, me gusta y visualizaciones. El estudio también muestra que en el año 2020, el número de usuarios de Instagram que «hicieron trampas» es del 55%.

Algunas técnicas fraudulentas

La agencia de influencer marketing Bidibi Badibi Bú Group ha analizado las técnicas de fraude empleadas más destacadas. Una de ellas son los «grupos de apoyo», que los hay de distintas clases según el objetivo y el entorno, ya sea para establecer apoyo entre unos y otros y hacer crecer la cuenta o para lograr más visualizaciones en las stories. Además, se encuentran los grupos de apoyo de cuentas espejo, es decir, cuentas «falsas» gestionadas por el propio influencer que se unen a otra cuenta global administradora que aglutinan a todos ellos y a sus cuentas auténticas.

Otra técnica son las alianzas con otros influencers para aumentar el número de seguidores. Gracias a ello, perfiles que tienen datos más bajos, publican estadísticas de otros que tienen mejores cifras que ellos. Según la agencia de marketing de influencers esto es algo «a menudo difícil de controlar y comprobar, puesto que son pactos establecidos mutuamente y es complicado detectar cuán reales son esos números».

Las «granjas de clics» son también de los más comunes en redes sociales. Se trata de un trabajo automatizado para dar clics, ya sea para calificar aplicaciones, dar visualizaciones en YouTube, hacer streaming de canciones en Spotify, entre otras. Son cuentas falsas que operan por todo el mundo y se emplean para ganar seguidores y aumentar los ingresos publicitarios.

Para terminar, uno de los más extendidos son las interacciones con pods de usuarios. Esto consiste en reunir a un grupo de amigos con el objetivo de que todos los integrantes del mismo se apoyen entre ellos. Cuando uno publica, avisa al resto de usuarios del grupo para que interactúen con la publicación, ya sea con un like, comentario o compartir, o los tres a la vez.