Gran Consumo. Las ventas de julio ascienden un 4,5%

Gran Consumo regresa al escenario pre-covid. Un 4,5% más de ventas en julio

Las ventas del sector se incrementan un 4,5% respecto a julio de 2019, dejando atrás los crecimientos de doble dígito registrados en los meses más duros de la pandemia.

El sector del Gran Consumo vive en julio un período de estabilización. Las ventas del mes se elevaron un 4,5% respecto a julio del pasado año y frente a los incrementos de doble dígito registrados durante los meses de confinamiento y desescalada. El dato proporcionado por Nielsen muestra un punto de inflexión en el sector, que regresa a los niveles de crecimiento previos a la crisis sanitaria. 

Este menor incremento se ha visto tanto en los productos envasados como en los frescos, ambos con crecimientos del 3% y del 4,4% respectivamente. En el caso de estos últimos, sólo la fruta, con un 16%, se mantiene en el doble dígito acostumbrado desde que empezó la pandemia de coronavirus. 

Atrás queda el efecto directo de COVID-19. Se inicia un nuevo período donde las nuevas condiciones económicas ocasionarán un reajuste en el comportamiento del consumidor. Este reajuste afectará a la cesta, al hogar, a las decisiones de compra y a la capacidad de gasto. 

Respecto a la cesta de la compra, desde la firma de investigación apuntan las nuevas necesidades básicas que el consumidor ha introducido respecto a la protección personal. De hecho, la parafarmacia de consumo se posiciona como la categoría que más crece a día de hoy, con un incremento del 265% en la última semana de julio. 

Sin embargo, advierten que en aquellos hogares con más restricciones, a partir de ahora se evaluarán mejor y con más cuidado qué artículos formarán parte de su cesta por sus mayores limitaciones económicas. 

En cuanto al hogar, se acelera el denominado ‘cocooning’, lo que da pie a que el mercado potencie el ‘hágalo usted mismo’, abarcando desde la repostería a la coloración capital. Se produce un trasvase de consumo de calle a casa por razones tan dispares como son explorar nuevas opciones de alimentación y cuidado personal y el ahorro. 

Respecto a las decisiones de compra, la compañía anticipa una limitación del gasto en Ocio y Viaje – continuación así de lo visto durante la pandemia-, y una búsqueda por parte del consumidor de la propuesta de valor. Para unos porque, debido a sus estrecheces económicas, aplican la máxima de que cada euro cuenta – de hecho, dos de cada tres españoles ya está cambiando su forma de gastar para ahorrar-. 

En cambio, en otros hogares donde la economía esté saneada, a falta de poder darse lujos fuera, se los dará en casa, generando un caldo de cultivo propicio para el premium.  

Por último, el contexto económico y social actual provocará en el consumidor una aversión al riesgo y buscará productos que le ofrezcan calidad, valor y tranquilidad. Aunque desde la consultora advierten de una posible infidelidad hacia otras marcas y cadenas, y un impulso a la actividad promocional.