Free Now: así nació la marca tras el rebranding de mytaxi

¿Tiene sentido abandonar una marca que todo el mundo conoce?

"Seguramente cuando mytaxi se convirtió en Free Now, todo el mundo pensaría que nos habíamos vuelto locos. ¿Por qué abandonar una marca tan reconocible y tan asociada con lo que ofrecemos?" Lo cuenta en el siguiente artículo Adriana Collado, head of marketing de Free Now. 

Adriana Collado, head of marketing de Free Now.

Cuando nacimos en 2009, ciertamente el nombre no podía ser otro. Aspirábamos a ser el lugar común desde el que organizar tus desplazamientos en  taxi. “Mi taxi” no lo podía expresar mejor. Sin embargo, ni la compañía, ni el sector, son los mismos más de una década después. Los taxis, los coches compartidos, los VTC, los patinetes, las bicicletas… han tomado las calles de todo el mundo con el objetivo de facilitarnos la vida gracias al smartphone. Por supuesto, esa tendencia contagió también a mytaxi.

En 2019, BMW Group y Daimler Mobility AG unieron fuerzas para ofrecer distintos servicios de movilidad y mytaxi se integró en esta ambiciosa apuesta. Como parte de la plataforma, necesitábamos una marca más amplia, que no sólo evocara el servicio de taxi, sino a la movilidad en general. Free Now cumple al cien por cien este objetivo, dado que contamos con múltiples servicios como Share Now, dedicado al car sharing, o Park Now, que permite encontrar y reservar aparcamiento.

Sin embargo, el giro supuso todo un reto y en este último año hemos intentado ser didácticos y cercanos, pero también divertidos, para acercar nuestra marca a quienes importan: los usuarios que van a recurrir a nosotros en su día a día. Hemos realizado campañas en los canales online, pero sin olvidarnos de la publicidad tradicional, sin dejar de estar a pie de calle, donde están nuestros usuarios.

Poco a poco, mytaxi quedará como el buen recuerdo de una app que te ayudaba a coger un taxi y Free Now se consolidará como la plataforma que te ayuda a moverte por la ciudad. Como nos gusta decir: la marca Free Now no es solo moverse desde un lugar a otro, es dejarse llevar mientras nosotros nos encargamos del trayecto.