Carlos Pérez 'commercial director' en Haribo España y Portugal

Texto / Ana Egido

Fotos / Haribo

Carlos Pérez (Haribo España y Portugal). Pura ‘childlike happiness’

Su propósito, desde hace ya 100 años, es hacer felices a niños y mayores con pequeños momentos de indulgencia y placer. Fue en 1920 cuando el pastelero alemán Hans Riegel fundó la compañía. Dos años después creó los primeros caramelos de goma con forma de oso. Ahora, en un solo día, se producen 160 millones de Ositos de Oro en todo el mundo. Carlos Pérez, commercial director (marketing&sales) de Haribo España y Portugal, ha vivido en primera persona la evolución de esta empresa de origen familiar durante los últimos 15 años. El equilibro entre tradición e innovación y una visión a largo plazo están, a su juicio, detrás de este éxito empresarial.  

Haribo, ya en manos de la tercera generación Riegel, mantiene su core business intacto desde hace un siglo: acompañar a los consumidores en “sus momentos más divertidos y mágicos”. Actualmente es una compañía internacional que produce más de 1.000 tipos diferentes de chuches, entre caramelos de goma, geles dulces, regalices y marshmallows, que se exportan a un centenar de países. 

En España lidera el mercado del caramelo, con un 32% de participación en la categoría de caramelo blando (Nielsen, 2019). 

Su incorporación a Haribo se produjo hace casi 15 años. ¿Qué aspectos de la compañía le han “retenido” tanto tiempo en una época en la que la rápida rotación es la norma del sector marketiniano? 

Es verdad que no es lo más habitual. Hace 15 años la notoriedad de marca, el nivel de facturación, la cuota de mercado, no eran comparables en España a los datos que manejamos hoy. Ello ha sido posible gracias a poder trabajar a largo plazo, con la confianza de la dirección del grupo y con unas miras largas. Como empresa familiar, Haribo enfoca en el largo plazo. Me he sentido a gusto trabajando con este planteamiento, y con muy poca rotación también a mi alrededor, tanto en los equipos comerciales y de marketing en España como entre mis colegas internacionales. Esto genera unas relaciones y complicidades muy positivas para la dinámica corporativa. Además, en estos 15 años he visto crecer y evolucionar la compañía de una manera espectacular, ha cambiado de generación en la propiedad, que le está dando un nuevo impulso de internacionalización y profesionalización. Es muy satisfactorio sentirte parte de este cambio.

¿Te interesa este contenido? Hazte premium

16 / mes (pago anual)

Consultar con ananavarro@ipmark.com para suscripciones corporativas de 3 o más usuarios.