Emprendimientos online: cómo desarrollar una idea desde cero y aprovechar tus recursos

Emprendimientos online: cómo desarrollar una idea desde cero y aprovechar tus recursos

A la hora de lanzar tu propio proyecto en el mundo web debes tener en cuenta una serie de factores para alcanzar el éxito y sacar el mayor provecho a los recursos en línea con los que contamos en la actualidad.

Uno de los comentarios más habituales entre los especialistas en finanzas y mercados laborales es que nos encontramos en la era del emprendedurismo. Muchas personas, en especial los más jóvenes, se encuentran tomando como propias las prioridades de las marcas más importantes del mundo para luego lanzar su marca al mercado. Los recursos en línea son más que diversos y todo parece ser mucho más sencillo en relación a la generación de sus padres y abuelos. 

Ahora bien, toda ventaja también tiene su contraparte y en ese sentido podemos hablar de una gran competencia dentro del mundo online. Si bien se dice que la publicidad es el género de la felicidad, y es cierto, también demos señalar que destacarse hoy en día es más complejo que antes, por lo que se debe apostar tanto a la creatividad como a la eficacia. En el siguiente artículo repasaremos cómo lanzar un emprendimiento online y utilizar de mejor manera los recursos con los que disponemos.

Internet: un mundo de posibilidades a explorar en finanzas

Por supuesto, no es ninguna novedad afirmar que el universo web está lleno de chances a aprovechar. Muchas de las grandes marcas que han irrumpido en los últimos años han sabido extraer lo mejor de las herramientas online en términos financieros. La inversión en línea es un claro ejemplo de ello: firmas tecnológicas, de la industria de la moda e incluso de servicios turísticos han sabido invertir en empresas cannábicas de forma online para potenciar su capital y tener más dinero disponible para expandir su crecimiento. 

Ese suele uno de los grandes problemas para comenzar una idea de cero: no saber que se cuentan con un gran abanico de recursos en línea que pueden compensar la falta de recursos humanos, dinero o tiempo para un emprendedor. Si se tiene en claro que ya sea desde un teléfono móvil o un ordenador personal se pueden realizar tareas que antes parecían muy complejas, como puede ser realizar una transferencia a Inglaterra o convertir criptomonedas en dólares de manera sencilla, el cielo es el límite para un emprendedor decidido. 

En ese sentido, saber que la casi segura falta de recursos inicial se puede compensar con medidas inteligentes dentro del terreno de las inversiones y movimientos financieros, abre la puerta a centrarse en lo más importante de un emprendimiento online: una idea sólida dentro de un mercado estudiado. Para ello es necesario tomar una serie de pasos previos que marcarán, cada uno a su manera, la solidez y el futuro de nuestro proyecto. Porque después de todo, las buenas ideas no son nada sin la constancia del trabajo y la dedicación a tiempo completo para solidificarla. 

Cómo desarrollar una idea para un emprendimiento online

1- ¿Qué producto queremos vender?

Ahora que ya hemos planteado la importancia de contar con los recursos financieros, podemos centrarnos en el núcleo duro de todo emprendimiento en línea. En primer lugar, y aunque parezca una obviedad, se debe tener bien en claro qué tipo de producto y/o servicio es el que estamos ofreciendo al público. Para ello debes tener en claro dos cuestiones fundamentales: ser algo que conozcas y/o algo que te apasione. Respecto al primer punto, sabrás cuáles son los competidores, qué distingue a tu producto del resto y cuál es la marca propia que le agregarás al mercado. Respecto al segundo, podrás poner a prueba todo lo que ya sabes y trabajar de aquello que te gusta, que no es poco. 

2- ¿Qué característica tiene ese mercado?

Una vez que has elegido eso en lo que te especializas o en lo que te apasionas, ahora debes estudiar con mayor profundidad cuáles son los espacios y oportunidades dentro de ese sector. Por ejemplo, hay algunos productos que pueden estar de moda pero solo para determinadas marcas, como suele suceder en el mundo de los smartphones y Apple. Dedicarle todo el tiempo posible a analizar las ventajas y desventajas de ingresar a ese mercado será uno de los pilares del éxito a corto plazo que pueda tener tu firma. Después de todo, no da lo mismo tener que disputar un sector superpoblado o uno en el que apenas hay competencia.

3 – ¿Cómo establecer un modelo sustentable?

Todas las empresas serias, desde las más grandes y tradicionales, hasta las más pequeñas e innovadoras, suelen tener un plan de negocios basado en un modelo sustentable de negocios. Para ello, por ejemplo, se tiene en cuenta quién será nuestro proveedor, quién será el encargado de hacer las entregas si ello necesario, cuál es la inversión inicial y cuál es el plazo en el que pretendemos recuperar ese dinero. Este es otro de los puntos en el que es necesario detenerse el tiempo que sea necesario si no queremos que nuestra buena idea se arruine fácil. En ese sentido, hoy en día hay muchos recursos en línea que permiten hacer un plan de negocios para principiantes. 

4 – ¿Dónde daremos a conocer nuestro emprendimiento?

Este ítem, como la gran mayoría de decisiones que se van a tomar, deben responder a la pregunta básica que ya hemos mencionado: ¿Qué producto y/o servicio vendemos? Esto corresponde a saber cuál es el público objetivo y cuál será el mejor medio de comunicación para interpelarlos. Por ejemplo, si nuestra audiencia objetivo es un público adulto, no podemos descuidar la promoción en medios tradicionales como la prensa gráfica, la radio y la televisión. Por otro lado, si a lo que apuntamos es a la juventud, internet y las redes sociales serán nuestro mayor campo de disputa.

5 – ¿Cómo transmitiremos mejor el mensaje de nuestro emprendimiento?

De la mano con el punto anterior, también debemos tener en cuenta qué tipo de campañas y acciones de promoción lanzaremos, ya que gran parte de nuestro éxito residirá en ese paso dentro del mundo online. Para ello, se debe conocer con qué presupuesto, recursos humanos y tiempo disponemos. En caso de tener fondos, se puede tercerizar este campo para cargar con una preocupación menos y dejar la labor en manos de expertos. En cambio, y como suele suceder en la mayoría de los casos, si no se posee presupuesto para ello, los recursos en línea otra vez pueden salvarnos: muchos programas online son capaces de armar piezas personalizadas para redes y otros medios, al mismo tiempo que guían en los conceptos básicos de marketing y publicidad. 

6 – ¿Qué objetivos nos estableceremos a corto y largo plazo?

Por último, cualquier emprendimiento, por más pequeño que sea, debe tener bien en claro cuáles serán sus metas a corto y largo plazo. Todos queremos convertirnos en una marca conocida por la audiencia objetivo, ¿pero cuándo es realmente posible que eso suceda? Tener los pies en la tierra nos dará mayor firmeza a la hora de tomar decisiones y un ritmo de trabajo mucho más constante y eficaz. Si a eso se le suman los recursos en línea con los que contamos, ya estamos en el camino adecuado.