El desigual impacto del COVID-19 en el comercio electrónico

El desigual impacto del COVID-19 en el comercio electrónico

La alimentación, la moda, la electrónica, los productos del hogar, la belleza y la parafarmacia son algunos de los ganadores.

El confinamiento ha impulsado a nuevos consumidores a probar el canal online. También ha aumentado la frecuencia de compra de los que ya eran compradores y ha abierto los ojos a multitud de empresas que aún no vendían por Internet. ¿Pero el impacto ha sido igual en todos los sectores?

España cuenta con 22,5 millones de compradores online, un 72% de la población internauta de entre 16 y 70 años, según un informe de IAB Spain. La inmensa mayoría combina la compra física con el canal digital, pero es significativo que un 23% de los encuestados adquiere bienes y servicios exclusivamente vía online, lo que supone un incremento de siete puntos porcentuales respecto al año previo.

Podemos afirmar que el confinamiento ha modificado hábitos de compra, según muestra estos datos. Una de cada dos personas entrevistadas ha aumentado la frecuencia de las cibercompras, y un 45% ha empezado a comprar online productos físicos, algo que no hacía antes de la pandemia. Aunque la mayoría de los consumidores tiene intención de retomar su frecuencia de compra online pre-COVID cuando se recupere la normalidad, una cuarta parte de los encuestados cree que la experiencia de estos meses se traducirá en un mayor uso de este canal.

Pero esta situación no ha tenido el mismo reflejo en todos los sectores. La alimentación, la moda, la electrónica, los productos del hogar, la belleza y la parafarmacia son algunos de los ganadores mientras que, por razones obvias, el turismo y las aerolíneas han visto mermadas sus ventas online durante este periodo.

¿Te gusta este contenido?

Regístrate

Texto / Clara Herrador

Fotos / Archivo