El Corte Inglés y Zara, las marcas que dominan la conversación en redes durante las rebajas

El Corte Inglés y Zara, las marcas que dominan la conversación en redes durante las rebajas

A pesar de que ha perdido fuerza debido a los descuentos ofrecidos durante todo el año, la campaña de rebajas sigue siendo un incentivo para que muchos clientes aprovechen las ofertas de este periodo.

La generalización de descuentos durante todo el año ha hecho que las rebajas pierdan su «magia». Aún así, la campaña continúa siendo un incentivo para que muchos clientes aprovechen las ofertas de este periodo. 

De hecho, se estima que cada español gaste una media de 339 euros en las rebajas, casi el doble —un 47% más— que en el mismo periodo de 2020, según datos ofrecidos por Securitas Direct. Rebold ha analizado la conversación social para medir el comportamiento de la campaña en los establecimientos españoles. Respecto al público, no se aprecia un protagonismo especial por sexos: mujeres y hombres participan al 50% en la conversación.

Reyes de la conversación

El Corte Inglés Zara son las marcas más mencionadas en las rebajas, siendo la cadena de centros comerciales la líder de la conversación en redes. Respecto a los productos, «Deportes» es la categoría de la que más se habla —con un 18,48%—.

Les sigue «Videojuegos» (8,06%) y «Libros» (7,11%). Los «Viajes» se encuentran al final del ranking, muy posiblemente por el impacto que está teniendo la expansión de la sexta ola del coronavirus.

Campaña de rebajas

Se estima que esta campaña de rebajas sea intensa, según la Confederación Española de Comercio (CEC), aunque desde la organización comparten que no creen que alcancen aún los niveles de venta previos a la pandemia.

En el sector de la moda, las ventas de diciembre se incrementaron un 3,2% respecto al mismo periodo de 2020, pero el sector cerró con una caída del 13,1% interanual, según datos de Acotex, la patronal textil. A pesar de que la campaña navideña se ha visto lastrada por los efectos de la sexta ola que aún seguimos sufriendo, la progresiva vuelta de las personas al trabajo presencial augura un incremento de gasto en vestuario.