Ecommerce 2020: cuando la realidad superó a la ficción

2020, cuando la realidad superó a la ficción

Las compras por Internet han subido un 23% en 2020; actualmente 22,5 millones de personas en España, entre 16 y 70 años, hacen compras online, y lo hacen 3,5 veces más que en años anteriores. 2021 se presenta como un año de oportunidades para las pymes.

José Ramón Padrón.

Las restricciones de movilidad y el confinamiento, las medidas cautelares post-confinamiento, la variación de la demanda, y el cambio en los hábitos de consumo de los usuarios, son solo parte de las diferentes situaciones que la pyme española ha sufrido debido a la pandemia.

El resultado es que, según el barómetro de Cepyme de septiembre de 2020 el 50,51% de las pymes creen que está en riesgo la supervivencia de su empresa, con expectativas malas o muy malas en un 65,76% de las empresas entrevistadas en este barómetro.

Si a esto le añadimos que según datos del I.N.E. de las pymes con más de 10 empleados solo el 25,46% ofrece sus servicios en venta online, y que esta cifra baja al 9,5% en empresas con menos de diez empleados, queda bastante claro que todavía queda mucho camino por recorrer.

Un atisbo de esperanza en formato digital

Pero lo cierto es que desde los proveedores de hosting  nuestra visión es diferente y más esperanzadora. Hemos podido observar desde el mes de marzo ininterrumpidamente cómo más del 70% de nuestras ventas son proyectos nuevos (30% antes de la pandemia), nuevas páginas web, y de estas cifras aproximadamente el 40-50% son comercios electrónicos. Se están creando en este momento muchos proyectos web desde cero y muchas tiendas online, por lo que las cifras del año que viene serán sin ninguna duda superiores.

Lo cierto es que las cifras de negocio del comercio electrónico durante 2020 han aumentado y ya observábamos un crecimiento del 28,8% en el último trimestre de 2019. Las compras por Internet han subido un 23% este año, actualmente tenemos 22,5 millones de personas en España entre 16 y 70 años que hacen compras online, y que estos compran 3,5 veces más que en años anteriores según un estudio de Elogia. Es un año de oportunidades y es el momento de comenzar a pensar en online y digital para nuestros negocios.

La tecnología ayuda, acompaña y soluciona

No nos olvidemos de que para muchas pymes y negocios familiares, el simple hecho de poner en marcha una lista de correo electrónico o WhatsApp con sus clientes habituales, y un catálogo en pdf con un número de teléfono para realizar pedidos, ha sido el primer paso para comenzar a no depender completamente de la tienda física. Suena muy antediluviano, pero en muchos casos ha significado la diferencia entre no vender nada por tener la tienda cerrada, o seguir con una mínima actividad.

Pasar de soluciones temporales como la descrita anteriormente, a comenzar desde cero una tienda online completamente operativa y con todas sus funcionalidades, nunca había sido tan sencillo como hasta ahora. Durante la pandemia el crecimiento de soluciones de comercio electrónico como Woocommerce, liderando todas las estadísticas con Shopify, ha sido espectacular. WooCommerce ha crecido en más de 30.000 activaciones diarias sin interrupción desde el final del primer trimestre del año.

Retos  ecommerce

Si queremos resultados en la puesta en marcha de una tienda online es necesario tener bien definido nuestro público objetivo, y seguir con constancia nuestra estrategia de marketing, siempre midiendo resultados y acometiendo acciones de mejora continua. Algunos puntos a destacar son:

  • Experiencia de usuario: Supone la diferencia entre tener clientes que repiten sus compras y recomiendan nuestros productos y servicios, o todo lo contrario. Factores como diseños sencillos, usabilidad y velocidad de descarga (aquí los proveedores de hosting somos clave), son fundamentales para la buena marcha de nuestro negocio y para la generación de una buena reputación online.
  • Generación de confianza: información sobre nuestra empresa, servicio de atención al cliente, contenidos propios bien estructurados, variedad en medios de pago, precios y condiciones de transporte claras y meridianas, y un largo etcétera, contribuyen a generar confianza en el usuario.
  • Seguridad y velocidad: Un buen proveedor de hosting es clave para tu tienda online, no solamente porque facilita la tecnología para que tu web sea rápida, y pueda escalar en recursos en momento de picos de tráfico y ventas, sino también porque facilita un entorno seguro para su funcionamiento. Actualizaciones de software, certificados de seguridad gratuitos, copias de seguridad diarias, protección ante ciberdelincuentes y sus ataques más comunes, etc…

Una vez tenemos esta base general, podemos comenzar con nuestras estrategias de precios, publicidad online, acciones de marketing en redes sociales, y comenzar en definitiva a promocionar nuestro negocio, el tiempo y las buenas prácticas así como la constancia serán las que nos garanticen los resultados. ¿Aceptas el reto?

 

 

Texto / José Ramón Padrón, country manager Spain de SiteGroundpain

Fotos / SiteGround