Danone elimina la fecha de caducidad por la de consumo preferente

Danone cambia la fecha de caducidad por la de consumo preferente

La compañía ya ha iniciado la implementación de la nueva etiqueta en sus marcas de yogures, con el objetivo de luchar contra el desperdicio de alimentos.

El desperdicio alimentario en España asciende a 77 kilos al año, de los cuales un 42% se generan en los hogares. Un tercio de la comida que se produce a escala mundial se tira. Para luchar contra estas cifras y contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, Danone ha eliminado la fecha de caducidad del etiquetado de sus yogures e incluye la fecha de consumo preferente.

La compañía ha anunciado esta innovación el 13 de mayo acompañado de Too Good To Go, empresa de referencia contra el desperdicio de alimentos, en un encuentro virtual. 

La fecha de consumo preferente está siendo implementada de forma progresiva en el portfolio de yogures de Danone. Por ejemplo, Danacol, Actimel y Alpro ya cuentan con este etiquetado. Durante los próximos meses se implementará en Vitalinea y Densia, y en septiembre, le sucederán Activia, Danonino y Oikos. En total, el 78% de los productos de la compañía en España contará con este nuevo etiquetado. 

El momento actual exige responsabilidad por parte de las empresas, y que asumimos a través de nuestro doble compromiso con la salud de las personas y la del medioambiente”, señaló Paolo Tafuri, director general de Danone España, en la presentación. Y añadió que “la crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19 ha puesto todavía más de manifiesto la necesidad de que las empresas, instituciones y entidades sociales colaboren para poder mejorar la sociedad en la que vivimos”. 

Danone colabora con Too Good To Go mediante iniciativas de concienciación con el objetivo de despertar la conciencia sobre un futuro sin fecha de caducidad, menos desperdicio y reducción de la huella de carbono. La compañía de alimentación trabaja en esta línea porque hay millones de personas que pasan hambre en el mundo mientras se desechan toneladas de alimentos, así como también este problema es el causante del 7% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, salvar del desperdicio 1 kilo de yogur (ocho unidades), supone salvar 1,8 kg de emisiones de CO2, según datos de DanPrint, herramienta interna de Danone.

Helena Calvo, responsable de proyectos de sensibilización de Too Good To Go, explicó que “el desconocimiento hace que muchas veces se desechen alimentos aptos para ser consumidos con seguridad. Por ello es importante sensibilizar sobre las graves consecuencias del desperdicio alimentario”.