Coca-Cola da un paso más en su estrategia de economía circular con un 50% de reciclado en sus envases.

Coca-Cola avanza en economía circular con el 50% de reciclado en sus envases

Coca-Cola ha alcanzado ya el 50% de PET reciclado en los envases que pone en el mercado en España y Portugal para sus bebidas sin gas y zumos: Aquarius, Nestea, Powerade y Minute Maid… en las que el 50% de los litros que se producen se envasan en plástico PET; en total, más de 730 millones de envases en la operación Iberia.

El uso de un 50% de plástico reciclado, supone no emplear 2.000 toneladas al año de plástico virgen y el ahorro de 240 toneladas de CO2 en Iberia. La marca de bebidas acaba de lanzar su nueva botella ‘Orión’ de Aquarius para los formatos de plástico PET de 0,5 litros, 1 litro y 1,5 litros de todos los sabores, con y sin azúcar, con un 50% de rPET.

Ana Gascón, Directora de la Estrategia de Envases para Europa en The Coca-Cola Company: ‘’La nueva botella ‘Orión de Aquarius constituye un nuevo hito más en nuestra estrategia de envases. Además, como ya ha ocurrido con las botellas de Coca-Cola o Fanta creamos un envase icónico que sea un ejemplo de la innovación y apuesta por el reciclaje y la economía circular”.

Tras este lanzamiento, vendrán otras iniciativas para conseguir alcanzar el objetivo de que todos los envases de plástico de Coca-Cola en España sean fabricados con rPET en la próxima década.

‘’En 2019, fijamos nuestro objetivo de alcanzar un 50% de plástico reciclado o rPET para 2022, con miras a que el 100% de los plásticos sean reciclados o renovables en 2030. Al incrementar el uso del plástico reciclado en nuestras bebidas no carbonatadas damos un paso significativo en la hoja de ruta que nos habíamos marcado para conseguir este objetivo», apunta Pedro Vinhas, VP de Customer Service & Supply Chain de Coca-Cola Europacific Partners Iberia.

Objetivo sostenible de Coca Cola

En Europa Occidental, Coca-Cola se ha marcado como meta, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 30% para 2030 y la consecución de emisiones cero en 2040.

Para cumplir con el objetivo, es fundamental trabajar en la sostenibilidad de los envases, eliminando el plástico innecesario o difícil de reciclar y reduciendo el uso de materia prima de origen fósil.

La marca considera imprescindible que aquellos envases que finalmente se empleen se introduzcan en una economía circular mediante el desarrollo de modelos que garanticen que los materiales usados en los envases se reutilizan una y otra vez.

Coca-Cola también está trabajando en el desarrollo de iniciativas que puedan incrementar la disponibilidad de sus materiales renovables. En 2009, presentó su innovador envase PlantBottle™, de origen vegetal y, actualmente, está colaborando con proveedores tecnológicos para continuar desarrollando este material pionero.