marketing-digital-Coalition-for-Better-AdsAgencias de marketing digital, anunciantes y medios se enfrentan a un nuevo “más difícil todavía”, auspiciado por Google, y esta vez con el respaldo de Apple. La Coalition for Better Ads, a la que se han sumado también primeras multinacionales del gran consumo ( Procter & Gamble), de la comunicación (Omnicom Media Group, Facebook…) y asociaciones como IAB, ha colocado a  la publicidad intrusiva en su punto de mira. Algunos formatos tienen sus días contados.

El objetivo, muy loable, es acabar con aquellos anuncios que incomodan al usuario en su navegación. Y para ello,  la Coalition for Better Ads ha elaborado un documento en el que se enumeran todos los formatos que serán considerados intrusivos, y bloqueados por tanto, a partir de 2018. Los vídeos con autoplay y sonido, los pop-up y los vídeos con cuenta atrás, entre otros.

Además, la única forma de eludir el bloqueo será adherirse a las directrices de esta coalición. Una noticia que ha despertado las críticas y suspicacias de no pocos anunciantes, medios y agencias ante el poder omnímodo de Google. Solo en Estados Unidos, el megabuscador controla más de 41% del mercado de la publicidad en Internet, de modo que estas nuevas restricciones han sido interpretadas como un paso más hacia la aleatoriedad en la selección de los anuncios.

Otros agentes de la industria no miran a la Coalition for Better Ads con tan malos ojos y consideran que sus directrices juegan a favor de la autorregulación de la publicidad digital. “Muchos medios y agencias consideran que los adblocker’s actuales (herramientas que, instaladas en los buscadores, permiten bloquear todos los banners o pop-up que puedan molestar al usuario) echan el freno a un gran número de anuncios sin ningún criterio ni control. Con las directrices que Google establezca, al menos, los creadores sabrán a qué atenerse y también aquellos detalles que les cerrarán el paso”, explican desde Nivoria Performance Marketing, agencia especializada en marketing digital.

Sea como sea, otra vuelta de tuerca para el sector, ya acostumbrado a seguir los designios del buscador. Las nuevas campañas deberán respetar las directrices impuestas por la Coalición for Better Ads para asegurar una mejor experiencia digital a los consumidores. Y esperar pacientemente hasta que Google tenga una nueva idea.