estrategias-de-marketing-consumidores-senior-4.0

Los seniors 4.0 están desplazando a los millennials de las estrategias de marketing de muchas marcas.

¿Resulta prudente orquestar las estrategias de marketing mirando a los consumidores del mañana cuando el presente es de otros targets con mucho futuro? Hay mucha vida más allá de los millennials. Los seniors 4.0, mucho más atractivos para el anunciante  desde el punto de vista demográfico, económico y actitudinal, empiezan a protagonizar el discurso de las marcas.

Y es que un gran producto puede fracasar por elegir un target equivocado y no llegar al ibjetivamente rentable. En los últimos años, los millennials (nacidos entre 1980 y 2000) han sido el objeto de deseo de las marcas, que los han convertido en el centro de sus esfuerzos de inversión.

El mercado ha sufrido de una “visión selectiva o miope”, según advierten desde el Obserbaptorio de la agencia Bap & Conde y Markitectura, que recomiendan reorientar el foco hacia seniors 4.0 ( consumidores comprendidos entre los 50 y los 75 años). Solo en Europa ya suponen la mitad de los hogares y controlan más del 70% de la riqueza.

Ciñéndonos al mercado español, hay más de 12 millones de seniors 4.0 ( más de 17 si incluimos a los mayores de 75). Y  en 2030 serán un 40% más, mientras que los jóvenes serán un 5% menos.

MÁS DATOS…

El 40% de los seniors 4.0 españoles tienen ingresos superiores a los 3.400 euros al mes (25.000 euros al año de media), mientras que  4 de cada 10 millennials no llegan a mileuristas. Únicamente el 11% de los jóvenes de entre 18 y 35 años percibe más de 2.137 euros al mes ( y menos del 2% llegan a los 3.400 euros al mes). La media de sus ingresos anuales no alcanzan los 14.000 euros al año.

estrategias-de-marketing-consumidores-senior-1

Pero los seniors 4.0 también están ganando protagonismo en las estrategias de marketing de las marcas por motivos actitudinales. A diferencia de las generaciones precedentes, los actuales consumidores de edades más avanzadas destacan por su capacidad para mantenerse activos por lo que invierten en todo tipo de cuidados, interesándose e incorporando estilos de vida saludables, así como avances tecnológicos.

Esta habilidad para adaptar nuevos roles convierten a este target, según concluye el estudio de BAP & Conde, en uno de los principales promotores de cambios sociales y nuevas tendencias.