Jordi-Palomar-El-Sol-Festival

Jordi Palomar, director de El Sol.

El 2 de junio por la tarde dio comienzo la edición número 31 de de El Sol. El Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria, que se celebra en Bilbao hasta el sábado 4. Jordi Palomar, CEO de JWT, es el director del festival desde 2014 y ha sido reelegido para desempeñar el cargo hasta el 2019.

Con la edición de este año, Palomar cierra su primer mandato al frente del festival. ¿Y después? “Ahora que tenemos el modelo estabilizado, es el momento de empezar a soñar con muchas cosas”, dice Palomar.

Entre las “muchas cosas” a las que se refiere Palomar están la reorganización del festival en secciones más acordes con la realidad y el aumento de la participación de mujeres en los jurados. De hecho, en la edición del año pasado, solo siete de los casi 60 jurados, y una entre los más de 20 oradores, eran mujeres, tal y como denunció un grupo de profesionales reunidos bajo el hashtag #MasMujeresenelSol, movimiento que ha acabado cristalizando en el hashtag #Másmujerescreativas. [Este tema se discutirá el jueves 2 por la tarde en la mesa redonda “¿Es nuestra industria sexista?”, en la que la organización presentará su plan de acción para contar con una mayor representación femenina en los próximos años].

Palomar comenta también la ampliación del acuerdo con la ciudad de Bilbao, para que el festival se siga celebrando allí hasta el 2019; y las novedades de la edición de este año, entre las que destacan el aumento del número de conferencias y actividades, que girarán en torno a la innovación. “Empezamos nueva década y es interesante mirar al futuro”, afirma Palomar.

Y sortea las preguntas de IPMARK sobre la competencia que supone el renovado Certamen de la Creatividad Española del Club de Creativos, que este año se ha celebrado en San Sebastián, recuperando Donosti para la publicidad. Aunque afirma que “competir en un entorno internacional siempre es más motivador”.

Recientemente, el Club de Creativos ha escogido San Sebastián como sede de su festival y congreso, que, según sus representantes, aspira a convertirse en la referencia de la creatividad española. ¿Cómo viven esta competencia? ¿En qué medida les perjudica o beneficia?

Nos parece fantástico. San Sebastián es una ciudad maravillosa, pero para El Sol la apuesta que Bilbao hizo por el festival hace unos años fue determinante, y el apoyo en estas últimas ediciones de espacios como el Euskalduna y el Guggenheim y el Ayuntamiento y la Diputación, para hacer disfrutar de la ciudad a los delegados, nos hizo renovar Bilbao hasta el 2019.

El hecho de que El Sol sea un festival iberoamericano, ¿retrae o anima la participación de las agencias españolas, que en muchos casos no tienen la misma flexibilidad normativa a la hora de crear sus campañas?

Competir en un entorno internacional siempre es más motivador, ya que además de ser reconocidos en entornos globales, da una oportunidad de atracción de negocio en otros países, lo cual es muy importante para las agencias españolas hoy en día. Yo creo que anima la participación de todas aquellas agencias que tienen buenos trabajos y que saben que este año han aportado a la profesión trabajos relevantes, tanto como para ser reconocidos.

En octubre del año pasado, usted renovó su cargo de director del festival durante tres años, con lo que será el responsable de esta cita hasta la 34 edición, que se celebrará en 2019. ¿Qué planes tiene para las próximas ediciones? ¿Va a cambiar sustancialmente la estructura del festival?

Bueno, en primer lugar, cerrar este primer ciclo de tres años, que acaba con la edición del próximo junio; y después, ahora que tenemos el modelo estabilizado, empezar a soñar con muchas cosas: nos gustaría que en este próximo ciclo el festival evolucione hacia un esquema de secciones que se ajuste más a la evolución del mercado de la comunicación, que nos llegaran muchas más mujeres candidatas a jurados para que pudiéramos normalizar esa disfunción (aunque me temo que las agencias hablan más que hacen en este sentido). También nos gustaría que el entorno de actividades del festival creciera notablemente para que, junto a esa ceremonia de premios que reconoce lo mejor del mundo hispano/portugués, crezcan los estímulos y contenidos relevantes para todos los profesionales de la industria española, que finalmente son los que más se benefician de ellos puesto que los tienen aquí, ya que el festival se celebra en Bilbao.

Balance

Usted lleva al frente del festival desde 2013. ¿Qué balance haría de su gestión? ¿Cuáles han sido los logros más importantes? ¿Y las decepciones?

No me corresponde a mí hacer balance de mi gestión, pero sí que puedo decirte que ha sido uno de los proyectos más estimulantes y enriquecedores en los que he participado en mis 30 años de publicitario. Más allá de lo que se diga u opine en España, cada año tengo la oportunidad de hablar de El Sol con muchos de los más grandes profesionales del mundo hispano y si El Sol se ve como uno de los festivales más serios y relevantes de la región desde hace tiempo, creo que en estos últimos tres años hemos acotado aún más esa afirmación, puesto que para muchos en este momento es el más serio y relevante de la región.

¿Cuáles son las novedades de la edición de este año?

La principal novedad es la mayor cantidad de contenidos, que nos han obligado a ampliar la agenda del primer día (el jueves). Ahora el jueves no es un día de llegada, es un día de asistencia casi obligada por los workshops, charlas y fiestas que se van a dar ese día (el tradicional cocktail del Guggenheim que se celebraba los viernes se hará el jueves este año), la nueva disposición de los espacios en el Euskalduna, la inauguración de los acuerdos con One Show y Ad Stars que nos aportarán parte de su palmarés…

¿Por qué se ha escogido la innovación como eje del programa de conferencias y actividades de esta edición?

Bueno, creímos que el año pasado fue un año de recapitulación, repasamos tres décadas de algunas marcas, algunos mercados… En general había cierta tendencia a mirar atrás, por lo evidente de celebrar 30 años, y por eso nos pareció que este año debíamos buscar el contraste. Empezamos nueva década y era interesante mirar al futuro y ver lo que proyecta la innovación. Por eso nos hemos centrado en ella.

Pedro Urquidi