social-media-faltas-ortografía El uso y abuso de las plataformas social media tiene numerosos efectos secundarios más o menos adversos. Atención mermada, insomnio, aislamiento del entorno físico, trastorno adictivo…Las faltas de ortografía son uno más. ¿Cuáles son las más habituales? ¿Cómo afectará a los más jóvenes su convivencia temprana con el lenguaje de las redes sociales?

Los niños españoles tiene su primer teléfono móvil a los 7 años. También son usuarios precoces de las redes sociales y de chats como Whatsapp, entornos en los que continuamente ven expresiones erróneas y faltas de ortografía que se van almacenando en su retina.

“Los adultos que tenemos asumidas las reglas ortográficas con facilidad nos damos cuenta de esos grandes fallos y en seguida nos molesta a la vista, pero entre los pequeños sólo lleva a que memoricen esas palabras mal escritas y cometan faltas de ortografía constantemente”, explica Virginia Ricoy, cofundadora de Walinwa, un nuevo método educativo que aplica las nuevas tecnologías al aprendizaje de la ortografía.

La experta advierte, además, de los peligros del verano. “En estas fechas el consumo de social media entre los más jóvenes aumenta ( un 67% en el caso de Facebook), al tiempo que disminuye el dedicado a la lectura y el aprendizaje. Son casi tres meses en los que verán multitud de faltas de ortografía y palabras mál escritas que irán interiorizando”.

LAS FALTAS MÁS COMUNES

Cuando escribimos en redes sociales y chats, la inmediatez propia del medios nos lleva a querer escribir a la misma velocidad que hablamos. Por eso recurrimos a las abreviaturas, los acortamientos de las palabras, las siglas o los emoticones.

Más allá de las prisas, en estas plataformas  solemos prescindir de tildes, eliminamos los signos de puntuación y cometemos todo tipo de errores  entre “a ver” y “haber“, “a” y “ha” o “¡Ay!”, “ahí” y “hay”.

Los expertos  aseguran que lo mejor para evitar todas estas faltas de ortografía es leer. Pero en los libros, no en las redes sociales.