¿Práctica usted el ‘smart shopping’?

El smart shopping se puede aplicar a cualquier actividad, pero elijamos dos bastante importantes para la mayoría de nosotros: la cesta de la compra y viajar.

En cuanto a la cesta de la compra ya existen desde hace tiempo clubs de compradores que se aprovechan de comprar en grupo para obtener mejores precios (sobre todo en EE. UU.). Lo que estamos viendo ahora es la generalización de este mecanismo en países como Japón, donde el team buying está cada vez más extendido. Adicionalmente, también en Japón, se ha desarrollado un mercado paralelo a la distribución tradicional donde se pueden comprar todo tipo de productos caducados pero todavía en un estado razonable para ser consumidos (mottainai, literalmente, es puro despilfarro). Además, algunos de los mejores cocineros del mundo, como Jamie Oliver en Reino Unido, han colaborado en los anuncios de cadenas de supermercados (Sainsbury’s en este caso) para ayudar a las familias a preparar una comida sana y apetitosa por cinco euros.

Viajar por poco dinero es ahora mucho más fácil que hace diez años. Si usted no quiere pagar un hotel lo tiene fácil, hágase miembro del Couchsurfing (www.couchsurfing.org), en español, surfear en un sofá, y, por cada miembro que acepte alojar en su casa, tendrá derecho a un tratamiento recíproco en cualquier lugar del mundo. Puede que piense que los miembros del Couchsurfing son personas peculiares, pero ya existen más de 600.000 personas prestando sofás a desconocidos. Otro ejemplo de cómo alojarse gratis es la WWOOF (Worldwide Opportunities on Organic Farms, Oportunidades Mundiales en Granjas Orgánicas). Esta red mundial de granjas biológicas ofrece techo y mantel a cambio de unas pocas horas de trabajo en la granja.

No se lo piense, compre un sofá nuevo y apúntese al Couchsurfing (¡como mínimo conocerá gente!).

  • Fuente: Ipsos Economic Crisis Monitor,

diciembre del 2008.