neuromarketing-investigación-sonrisa-entorno-laboralUna sonrisa es importante en las relaciones personales pero, según las leyes del neuromarketing, conviene dosificarlas en el entorno laboral si queremos aparentar una mayor competencia profesional.

Eso dicen, al menos, un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, que recomiendan a los perfiles comerciales ser tacaños con su sonrisa ya que un exceso de cordialidad es percibida por los clientes como una escasa competencia.

“Una sonrisa amplia lleva a pensar al cliente que el vendedor tiene poca experiencia y está tratando de ocultarlo detrás de ese gesto de aparente cercanía. Y este hecho puede aplicarse a todo tipo de profesiones en las que se venden productos o servicios, entre las que se incluyen médicos o abogados”, explica Isabel González, formadora internacional en neuromarketing.

PERFILES PROFESIONALES

Otros entornos en los que los expertos desaconsejan sonreír demasiado son las fotos del Currículum Vitae o en los perfiles profesionales, sobre todo si se está buscando trabajo.

La conclusión es que solo es seguro sonreír generosamente en “escenarios de escaso riesgo” como en imágenes para anuncios de artículos de consumo básico, promociones de muestras gratis o demostraciones.”

Durante la investigación, los científicos también realizaron un análisis pormenorizado de publicaciones en webs de donaciones para causas benéficas o empresas. En estas webs, cuando el perfil del creador de la página exhibía una amplia sonrisa, la cantidad de dinero recaudado disminuía visiblemente hasta más de un 50% y el valor de las contribuciones individuales también se reducía una media del 30% más que cuando la foto del creador mostraba una leve sonrisa.

EN FACEBOOK SÍ, EN LINKEDIN NO

Los expertos en neuromarketing recuerdan, además, que en perfiles sociales como Facebook, colocar una fotografía con amplia sonrisa aumenta el índice de compartidos y likes hacia el perfil, pero en todos aquellos escenarios que tengan que ver con el sector profesional, como entrevistas de empleo, currículum y perfil de LinkedIn, la credibilidad y competencia del candidato desaparece por completo.

Para llegar a estos resultados, los científicos desarrollaron cinco estudios diferentes con una población mixta comprendida entre los 18 y 65 años de edad, quienes participaron en experimentos de análisis de respuesta, tras exponerse a sucesivas imágenes en las que aparecían personas con diferentes tipos de sonrisas en distintos escenarios.