marketing-retail-tráfico-tienda-física El nuevo marketing retail no diferencia estrategias online y offline. Y dado que el 80% de los consumidores parecen poco dispuestos a abandonar la tienda física, según concluía un reciente estudio realizado por Mood Media, son muchos los operadores que simultanean buzoneo y email marketing, además de otras muchas herramientas, para incrementar el tráfico a sus establecimientos. 

Sin embargo, eliminar esas barreras entre el mundo on y el off, no resulta fácil para algunos retailers, que no tienen otra salida que reimaginar la experiencia del cliente para llegar a la convergencia que exige una realidad hiperconectada y transversal.

Trackear las acciones online puede parecer más sencillo que medir y recopilar información sobre los clientes que pisan la tienda física. El gran reto del marketing retail es identificar el tráfico que absorbe la tienda pero que se va sin comprar.

No obstante, los expertos de Splio, empresa B2B de marketing directo, mantienen que hay bastantes estrategias de marketing retail 100% medibles y rentabilizables orientadas a atraer clientes hacia una tienda física. Y en concreto recomiendan estas cuatro:

1. Programas de fidelidación. Son una buena herramienta para dirigir la  base de mejores clientes hacia los puntos de venta. Eso sí, el programa debe ser 360º, abarcando todos las áreas posibles de contacto: tienda, online, app, redes sociales, etc. En concreto, hay dos aspectos en un programa de fidelización muy útiles:

Tiers: Con distintos niveles de recompensas en distintos puntos de venta dependiendo de nuestro grado de engagement con la venta online/offline

Gamificación. Promoviendo el dinamismo entre distintos touch points del negocio. X Reward si haces login en nuestra tienda/ Y Reward por 5 compras en tu tienda más cercana, etc.

2 . SMS. Muy  eficaces  para conectar el mundo offline con el online dada la  casi total penetración del teléfono móvil. Los usuarios reaccionan de una manera rápida a las campañas recibidas por SMS (unos 90 segundos), por lo que crean un sentimiento de urgencia muy útil a la hora de dirigir clientes a puntos de venta físicos. Usando SMS trackeables, se puede tener trazabilidad en el punto de venta de la efectividad de nuestras campañas.

3. Notificaciones push geolocalizadas. Gracias a los dispositivos móviles, se pueden usar los datos de geolocalización para saber dónde está el usuario y enviarle notificaciones push cuando pasa por delante del establecimiento a fin de generar tráfico para la tienda. En un futuro, incluso se podrá dirigir al cliente al lugar de la tienda donde se encuentra el producto que vio hace unos días en la web.

4. Potenciar los “click & collect” y “click & drive”. Hay que aprovechar cualquier oportunidad para llevar al cliente a la tienda física y muy especialmente a aquellos que han comprado online. Y, además, hay que optimizar esos momentos dando a los responsables de la tienda información sobre cada cliente, a fin de que la interacción sea mucho más satisfactoria y que ese no sea únicamente el momento de ir a buscar el pedido, sino una oportunidad más para conocer a la marca.