Naturalidad-Batllegroup-IPMARK

Durante los últimos años, la tendencia por mantener un estilo de vida saludable se ha ido consolidando hasta el punto de convertirse en uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad. Cada vez prestamos más atención a nuestra alimentación y recorremos el supermercado buscando aquellas marcas que nos ofrezcan beneficios y propiedades para una dieta sana y equilibrada. Esto, sumado al avance en las nuevas tecnologías y a la gran cantidad de información a la que hoy en día tenemos acceso, ha generado un cambio en nuestros hábitos de consumo.

Nos encontramos en la era del aquí y ahora. Una era donde consumimos contenidos en cualquier momento y en cualquier lugar. Estamos mejor informados, y por tanto somos más críticos con lo que esperamos de las marcas y más exigentes en cuanto a nuestra experiencia de compra y consumo. Queremos marcas con valores, que apuesten por la naturalidad y demandamos productos saludables con un origen controlado. Una tendencia en constante aumento que ha provocado que muchas marcas se replanteen su estrategia a la hora de hacer branding: ¿cómo queremos ser percibidos por los consumidores?, ¿cómo podemos transmitir esta naturalidad tan deseada a través de los puntos clave de contacto con los consumidores?

EL TURNO DE LO NATURAL

El interés del consumidor por aquellos alimentos y bebidas saludables reclama a las marcas nuevos códigos visuales a la hora de comunicar sus productos. Hace unos años los envases se diseñaban pensando en su funcionalidad, usabilidad y comodidad. Ahora en cambio, se han convertido en una potente herramienta de comunicación; en un instrumento donde hablarle al consumidor. Y todo cuenta: el lenguaje de los colores, formas, tipografías, imágenes, materiales con el que se va a producir el envase… A causa de la creciente competencia en este ámbito, tener un producto natural ya no es suficiente, también hay que saber cómo comunicarlo. Nace así el packaging del futuro: una nueva manera de comunicar los productos para conectar con el público.

Por ejemplo, cada vez es más común encontrar envases que comuniquen información nutricional en la parte más visible del producto: “0% azúcares añadidos”, “sin gluten”, “sin lactosa”… Otras marcas en cambio, utilizan claims como “natural” o “ecológico” con grandes letras y siempre cerca del logo para etiquetar su producto. La búsqueda de la simplicidad es otro factor clave a tener en cuenta. Diseños simples y minimalistas. Con estampados, dibujos o tipografías sencillas y sin abusar del uso de los colores. La transparencia en el envase, que sea el producto el que hable por sí mismo. Algo que se ve como un gesto de honestidad y sinceridad por parte de las marcas las cuales venden un producto y lo muestran tal y como es.

Otro recurso para transmitir naturalidad es el uso de detalles y elementos imperfectos, como, por ejemplo, cuando fotografiamos alimentos para aportar un aspecto más artesanal y casero. El objetivo en este caso es aproximarse al máximo a la realidad y la realidad no es perfecta. Un último punto es el material con el que se producirá el envase. Se puede apostar por materiales sostenibles y biodegradables que cubran nuestras exigencias hacia un consumo ecológico y responsable con el medio ambiente. U optar por alargar la vida del envase aportándole un segundo uso para que pueda ser aprovechado después de consumir el producto.

Hoy en día, el diseño juega un rol fundamental a la hora de transmitir la naturalidad en las marcas y sus productos. Y las maneras para hacerlo son infinitas. El reto de las empresas es apostar por una estrategia donde la honestidad y la transparencia forman parte de los valores de la marca. No es suficiente con transmitir naturalidad a través del packaging y la comunicación, las marcas además deben adaptar estas tendencias y hacerlas propias desde su misma esencia.

Como empresa no hay que olvidar que más allá de ser natural porque así lo marcan las tendencias, lo importante es absorber este valor hasta incorporarlo en el ADN de la marca y sus productos. Ante esta situación, las marcas pueden elegir cómo actuar: ocultar parte de lo que son y no mostrar su verdadero yo, o escoger una estrategia basada en una comunicación transparente. Considerando que estamos en plena era del aquí y ahora, donde la información está al alcance de todos y se consume las 24 horas del día, una posición hacia la sinceridad sería sin duda la opción más acertada como visión de futuro.

Anna Muni, head of strategy and innovation de Batllegroup

Judit Bigas, client services executive de Batllegroup