marcas-de-la-distribución-cuota-de-mercado-ESPAÑALas marcas de la distribución aumentaron su cuota de mercado 0,2 puntos en 2016, consolidando una nueva etapa de crecimiento más lento después del tropiezo experimentado en 2015.

La cuota de mercado de las marcas de la distribución fue del 31,4%, frente al 39,9% de 2015, según los últimos datos sobre Gran Consumo de Kantar Worldpanel. Desde 2002, cuando estas marcas representaban el 19,7% del mercado, su crecimiento había sido ininterrumpido hasta 2015, cuando descendió lentamente después de alcanzar su cota más alta en 2014, con un 34% de cuota de mercado.

En los últimos 15 años, las marcas de la distribución han multiplicado por 2,5 su oferta en los lineales, introduciendo el mismo número de referencias al mercado que las marcas de fabricante. En 2016 ya eran un total de casi 150.000 referencias (+72%) con EAN (European Article Number).

Según el estudio, los hogares españoles siguen recurriendo a alternativas más baratas para abaratar la cesta, aunque empiezan a buscar más valor en sus compras, pero no a cualquier precio.

marcas-de-la-distribución-evolución-España

CAÍDA DEL GRAN CONSUMO

Por otro lado, la recuperación del consumo fuera del hogar y la búsqueda de alternativas más económicas para llenar la despensa han hecho que el sector Gran Consumo retroceda un -1,6% en volumen y un -1,2% en valor en 2016.

El mayor consumo extradoméstico ha provocado que se realicen 5,7 millones menos de ingestas dentro del hogar, especialmente en el almuerzo y la cena. “Cuando estalló la crisis, hubo un crecimiento importante en la demanda de productos de Gran Consumoporque la primera medida de ahorro de los hogares fue quedarse en casa. Ahora que el entorno macroeconómico y los índices de confianza son más favorables, el sector debe devolver ese volumen prestado –porque a los españoles nos gusta salir- y actualmente se encuentra ajustándose a esta nueva situación”, analiza César Valencoso, Consumer Insights Consulting director de Kantar Worldpanel.

El estancamiento de la población (-0,2%) y la concienciación de las familias por el desperdicio alimentario también han contribuido al descenso en la demanda.

Desde el punto de vista del valor del mercado, es decir, del gasto que los hogares destinan a sus compras, la inflación sólo ha compensado una parte de la caída de la demanda. Si los precios del sector se han incrementado un 1,1% en el último año (según el índice de precios de Kantar Worldpanel basado en el análisis de más de 80.000 productos), el consumidor se ha ahorrado un 0,7% eligiendo productos, variedades, marcas y establecimientos más baratos. El 0,4% restante ha sido lo que ha pagado de más realmente por sus compras.

Este es uno de los grandes cambios que el sector ha sufrido en los últimos quince años. Antes de la crisis, el consumidor aceptaba la inflación, aun cuando ésta superaba niveles del 4%. A partir de 2008, se invirtió la situación y pasó a abaratar la cesta incluso en entornos de deflación, y ahora ha empezado a decantarse de nuevo por opciones de más valor, aunque sin asumir del todo la subida de los precios.