hábitos-tecnológicos-España

La industria corre el riesgo de dejar atrás a los consumidores de tecnología.

Los hábitos tecnológicos de los españoles siguen creciendo y consolidándose. El 59% recurre a la tecnología mucho más que hace dos años y el 13% reconoce que no podría vivir si ella. a veces, sin embargo, fingen ser más expertos de que realmente son. Apps de mapas y geolocalización son los avances que más facilitan su día a día.

Estas son algunas de las conclusiones de la investigación llevada a cabo por Samsung Europa para la que ha entrevistado a 10.000 europeos de 18 países, con el objetivo de conocer cómo está evolucionando la relación de los consumidores con la tecnología y qué beneficios reales aporta la tecnología  a los consumidores en sus vidas cotidianas.

Gafas de realidad virtual, coches sin conductor, frigoríficos inteligentes…conforme la innovación se acelera los consumidores deben esforzarse por adaptarse y asimilar la nueva jerga tecnológica. Sobre este punto, el estudio advierte que, aunque la pasión e interés por la tecnología están creciendo, la industria se enfrenta a un riesgo cada vez mayor de dejar atrás a los consumidores debido a la confusa terminología tecnológica.

Entusiasmo tecnológico

Más de la mitad de las 10.000 personas entrevistadas en toda Europa están entusiasmadas con las últimas innovaciones, como la nube o el Internet de las Cosas, pero casi tres cuartas partes (72 %) admite que con frecuencia fingen saber el significado de los nuevos términos tecnológicos cuando, en realidad, lo desconoce. Entre los españoles, algunos de los conceptos tecnológicos que más se les resisten son el streaming (25 %), la nube o cloud computing (19 %) y la tecnología wearable (18 %).

La investigación analiza también qué aplicaciones encuentran más útiles los europeos. Los usuarios españoles destacan las apps de mapas y geolocalización como la solución tecnológica que les ha hecho la vida más fácil (para el 72 % de los entrevistados), seguido por la cámara del smartphone (57 %) y las herramientas de traducción (52 %).

Aunque el 41 % de los españoles se confiesa entusiasmado y/o interesado por los continuos avances tecnológicos de la última década, la investigación revela que, en algunos casos, una mala comprensión y conocimiento de la tecnología supone que el usuario no aproveche todo el potencial de los nuevos dispositivos que adquiere, como admite el 22 % de los españoles. Además, el 34 % de los españoles asegura que alguna vez ha comprado, al menos, un producto tecnológico que era más avanzado de lo que necesitaba en aquel momento. Las personas de entre 55-64 años (31 %) y los mayores de 65 años (33 %) son los que más han sentido en alguna ocasión “que se quedaban atrás” ante el avance tecnológico.

Diferencias regionales

Los habitantes de Galicia, Asturias y Cantabria parece que son los que más cómodos se sienten con la tecnología que utilizan, con un 47 % de los entrevistados de estas comunidades que asegura que nunca ha fingido saber el significado de un término tirándose un “farol tecnológico”.

En Madrid, por el contrario, este porcentaje baja al 31 %; en Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares, al 29 %; y en las Islas Canarias, al 20 %. En el total de España, este porcentaje es del 33 %.

Entre las razones para fingir que conocían el significado de un término tecnológico, un 26 % de los habitantes de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura coinciden en señalar como razón principal el miedo a parecer ignorante delante los amigos o compañeros de trabajo. Los canarios (10 %) y los catalanes, valencianos y baleares (9 %) señalan también como segunda razón mayoritaria el haber querido impresionar a alguna pareja o a un colega en el entorno laboral.