empleabilidad-artículo-Stephan Fuetterer-Foxize Si no logramos comunicar que somos empleables o contratables, no lo seremos. Stephan Fuetterer, experto en comunicación, estrategia digital y profesor en Foxize, detalla en el siguiente artículo sobre empleabilidad cómo solo podremos vendernos a nosotros mismos o nuestro proyecto si lo transmitimos correctamente.

Tendemos a dar por sentado que cuando realizamos un acto comunicativo (hablado, escrito, gestual o de cualquier otra naturaleza), nuestro interlocutor capta el contenido tal como nosotros creemos que lo debe entender. Error: entre la “boca” del emisor y el cerebro del receptor, el mensaje atraviesa un complicado e inexplicable universo que, además, se ve salpimentado por factores externos.

La comunicación en público es lo que algunos denominan peyorativamente como soft skill, eso que no se aprende en escuelas y universidades, sino que se da por supuesto que todo el mundo sabe hacer. Mentira. Muy pocas personas saben comunicar eficientemente en público su proyecto, sea cual sea.

Comunicar de forma certera puede suponer cerrar una venta, ganar un contrato, encontrar trabajo, conseguir inversores o lograr la confianza de un consejo de dirección para desarrollar una iniciativa. Da igual que se trate de un elevator pitch de una startup ante inversores, una presentación de programa anual ante el comité de dirección de una multinacional o una entrevista de trabajo. Es el momento de la vida o la muerte, del éxito o la desaparición. La comunicación debe vender. O mejor aún: debe hacer que a tus interlocutores les entren ganas de comprarte.

¿Qué puedo hacer para “vender” de forma eficiente mi proyecto en público?

Piensa: Cuando acabes de hablar ¿Qué pensamiento debe haber en la mente de tu/s interlocutor/ es? Visiona tu objetivo. A continuación, visiona lo que hiciste para llegar hasta allí. Tómate tu tiempo. Olvídate de lo que tú quieres contar, es irrelevante. Prioriza lo que ellos quieren escuchar respecto a tu proyecto. Ponte en su lugar.

Menos es más: Cada cosa que hagas o digas comunica algo (incluso aquello que no digas o hagas). Llámalo minimalismo, zen o economía comunicativa. Funciona. Recuerda: no caben más de tres ideas en la mente de tus interlocutores y una de ellas debe ser tu promesa de marca.

Analiza sinceramente tus pros y tus contras de cara a la presentación. Potencia unos y minimiza otros.

Diseña la secuencia: Situación actual, situación deseada, problemas a resolver, operativa de la solución, KPIs, recursos necesarios, innovación, diferenciación, etc.

Define el cronograma y el ritmo de la presentación. Ensaya. Ensaya mucho. En privado y en público. Ensaya. Ensaya mucho. Que no te dé vergüenza. Ensaya. Ensaya mucho.

Combina adecuadamente los diferentes actos del habla: afirmaciones, declaraciones, juicios, ofertas y peticiones.

No dejes nada a la interpretación del interlocutor. Tu presentación debe ser “a prueba de idiotas”.

Materiales de apoyo: recuerda que menos es más. Elige los formatos más adecuados. Calcula los imprevistos que pueden ocurrir durante la presentación.

¡Ah! Los tiempos verbales condicionales no existen.

Ensaya. Ensaya mucho ¿Te lo había dicho ya? Ensaya. Ensaya mucho.

Tienes tres minutos para presentar tu proyecto ¡Adelante!

Sobre el autor

Stephan-Fuetterer-artículo-empleabilidad-IPMARK

Stephan Fuetterer.

Stephan Fuetterer es experto en comunicación, estrategia digital, innovación y coaching, Desde 2011 es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Directivos de Comunicación (DIRCOM) y desde 2015, de Internet Society Spain. Fue socio desde 1998 a 2016 de Best Relations, consultora de comunicación y social media.

Este artículo de Stephan Fuetterer forma parte del eBook colaborativo Empleabilidad en la era digital: Un mapa actual y del futuro del mercado laboral. En él encontrarás más de 25 reflexiones de profesionales relacionados con el mundo laboral que analizan y explican su punto de vista sobre la “empleabilidad” en la era digital.

 El “elevator pitch” perfecto

Nos robamos horas de sueño para construir un proyecto de negocio perfecto, rentable y firme. Pero cuando llega el momento de la verdad y nos ponemos delante de quien queremos que nos compre el proyecto, nos entra el vértigo. ¿Por qué no nos preparamos adecuadamente para ese momento fundamental?

Adquiere de la mano de Stephan Fuetterer los conocimientos necesarios para resultar convincente ante otras personas en unos pocos minutos.