Farfetch (www.farfetch.com) supone la tercera inversión en webs europeas de moda en línea hecha por Condé Nast en el último mes. Las dos primeras las realizó Condé Nast Alemania en la tienda digital de joyería ReneSim y en la tienda en línea del diseñador Monoqi.

Según ha declarado Jonathan Newhouse, presidente y consejero delegado de Condé Nast International, la relación con Farfetch es un paso lógico ya que la plataforma conecta boutiques de todo el mundo con clientes sofisticados interesados en moda y estilo, tal y como hacen las revistas y webs del grupo editorial.

La inyección de capital se destinará, según el fundador y responsable de Farfetch, José Neves, a potenciar la implantación de la plataforma en nuevos mercados y a impulsar su desarrollo en los que ya está instalada.

Por su parte, James Bilefield, presidente de Condé Nast International Digital, ha dicho que la inversión subraya la voluntad de ampliar el rango de las actividades del grupo y de respaldar a grandes empresarios. Según algunos analistas, el comercio electrónico cerraría el círculo de los servicios que ofrecen las revistas de moda de Condé Nast, como ‘Vogue’, ‘Glamour’ o ‘GQ’, entre otras, que no solo informan de las últimas tendencias sino que también aconsejan a los lectores qué comprar. Como parte del acuerdo, Bilefield se incorporará al consejo de Farfetch.

Farfetch se lanzó en 2008 y en su plataforma reúne marcas de lujo de más de 250 tiendas de moda independientes, tanto de mujer como de hombre. Actualmente cuenta con 15.000 clientes en más de 140 países y en su catálogo figuran 82.000 productos de 2.000 de las mejores marcas del mundo.