city-branding-JJ.OO-BarcelonaLos Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 han sido, a juicio de los expertos, la mejor y más eficaz estrategia de city branding llevada a cabo en España hasta el momento. A 25 años de su celebración, repasamos los hitos más importantes de este acontecimiento que marcó un antes y un después en la historia de la comunicación y los eventos, gracias al talento de profesionales como Luis Bassat y el equipo de Ovideo-Bassat-Sport.

– La ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos, emitida el 25 de julio de 1992 el La 2, tuvo una cuota de pantalla del 62,4% y fue seguida por 5.957.000 espectadores, según los datos facilitados por Barlovento Comunicación.

– La de Barcelona es, a día de hoy, la ceremonia inaugural más vista de la historia de los JJ.OO (Londres 2012, la segunda por audiencia, congregó a 5.656.000 espectadores).

– El momento de oro llegó a las 22:40, cuando Antonio Rebollo disparó la flecha que encendió el pebetero, situado a 70 metros de altura, en el Estadio Olímpico de Montjuïc. En total, 6.811.000 espectadores y un share del 64,9%.

– El día de la inauguración de Barcelona 1992, La 2 consiguió el que hasta ahora ha sido su mejor dato de audiencia, con el 39,3% de cuota.

– Por su parte, la ceremonia de clausura (emitida en La 1 el 9 de agosto de 1992) registró una audiencia de 5.813.000 espectadores y un share del 57,9%.

– Medallero: España obtuvo su récord de medallas (22) en unos JJ.OO. de verano.

– El plan ADO, entre 1988 y 1992, supuso una inversión de 79 millones de euros que permitieron a los deportistas españoles alcanzar ese récord.

CITY BRANDING

Una olimpiada convierte al anfitrión en el centro del mundo. Como explica Emilio Fernández Peña en su libro “Juegos Olímpicos, televisión y redes sociales”, estos macro-acontecimientos deportivos “son un elemento importante del city branding, es decir, del “proceso de construir una imagen internacional positiva de la ciudad que alimente, además, sus sectores productivos ligados al ocio, los congresos y las tecnologías de la información y la comunicación”.

El de los JJ.OO. de Barcelona es un caso de éxito, no solo por la brillante organización sino también por rentabilización posterior. Tanto para Barcelona, en concreto, como para la marca España. De hecho, se estudia en las escuelas de marketing y de negocios como un ejemplo perfecto de marketing de ciudades. El boom turístico del que ahora se queja la capital catalana, así como su elección como sede del Mobile Word Congress y de centros formativos o multinacionales son el fruto de la eficaz maquinaria de branding, mercadotecnia y comunicación puesta en marcha hace ahora 25 años.