La nueva campaña publicitaria de Carbonell  quiere visibilizar en las cocinas y los supermercados el problema de la falta de alimentos y agua que sufren muchos pueblos. Como parte de una campaña publicitaria conjunta con Acción contra el Hambre, Carbonell ha cedido la imagen de su emblemática etiqueta a tres mujeres que luchan contra el hambre a diario: una niña siria refugiada, a una madre malienses que cuida a su hijo en riesgo de desnutrición y a una mujer mauritana que carga con el agua de un pozo.La marca de aceite donará a la ONG el 50% de las ventas obtenidas con esta edición especial.

El objeto de la campaña, desarrollada por Shackleton, es visibilizar aún más el problema de la falta de alimentos y agua potable que sufren 815 millones de personas en otras regiones del mundo, cediendo protagonismo a estas tres mujeres en escenarios tan cotidianos como las cocinas y los lineales del supermercado.

Las marcas tenemos que hacer más.  Somos agentes activos en la sociedad con todas las obligaciones y compromisos que eso conlleva.  La idea de colaboración ha surgido de forma espontánea y natural cuando desarrollamos nuestra campaña publicitaria “Sé de un lugar donde se come bien”, hemos recibido todo el apoyo en Deoleo y ha sido un lujo poder hacerlo con un partner como Acción Contra el Hambre”, explica Francisco Rionda, director de marketing operacional de Deoleo.

Carbonell pondrá a la venta una edición limitada de 200.000 botellas de Carbonell Original 0.4.

  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares