San Sebastián acoge una vez más el C de C, el festival organizado por el Club de Creativos de España y Facebook. El C de C comenzó en 2004 con una serie de ponencias sobre creatividad. Entonces la publicidad convencional todavía era un negocio relativamente boyante. La televisión era la categoría reina en los festivales. Prensa y revistas aún era una categoría real. En aquel momento todavía no existía el iPhone ni ningún dispositivo con Android. Nadie llevaba un smartphone en el bolsillo. No teníamos amigos en Facebook y no entendíamos de likes, hastags, followers o retweets. No existía Whatsapp, Spotify, las tablet ni Netflix. Los publicitarios descubríamos los nuevos spots en los DVD de Shots y, aun así, nos topábamos con hermosas sorpresas en la proyección de los festivales. Un artículo de Guille Viglione, director de los Días C de C, que inician hoy, 12 de abril, una nueva edición. 

Guillermo Viglione, director de los días C de C, habla en este artículo sobre cómo ha cambiado el rol social de la publicidad en España.

Guille Viglione.

Hoy, el escenario en el que trabajamos los publicitarios ha cambiado radicalmente. Un cambio que afecta a toda la industria y que es mucho más complejo y extenso que el que puede desprenderse de la crisis económica. Ha cambiado el mercado, los medios, las agencias, la forma de trabajar y de producir, la relación con los anunciantes, las remuneraciones, los perfiles profesionales. Pero, sobre todo ha cambiado el consumidor y su entorno. La era digital ha creado un consumidor poderoso, que elige cómo consulta los medios y fiscaliza con su poder de opinión y de compra el comportamiento de las marcas. El consumidor ha cambiado las reglas del partido y nos está obligando a innovar.

En este nuevo contexto la publicidad ha perdido relevancia cultural en la vida de los consumidores. También es menos trascendente en los departamentos de marketing del anunciante y en las propias agencias de publicidad. Los premios siguen siendo importantes, pero mucho menos. Hoy el Grand Prix por el que competimos es el Premio del Público. Lo entrega cada día el consumidor en forma de views, likes, clicks y favs. El objetivo de las marcas es destacar entre tanta niebla.

Sí, aquel era un tiempo diferente. Pero, entonces, ¿cuál es la razón hoy para acreditarse y acercarse a San Sebastián el 12 de abril? También los Días CdeC son otro tipo de foro. Algo muy diferente a un festival.

Después de décadas dominando nuestra profesión, anunciantes y agencias nos hemos quedado por detrás del mercado. Hoy nos necesitamos. Estamos aparcando los prejuicios y aprendiendo a disfrutar de trabajar juntos, como socios en una relación de beneficio mutuo. En el Club de Creativos hemos hecho un esfuerzo para involucrar a los anunciantes y para tejer redes de colaboración con planners, realizadores, la gente de medios y todos los profesionales que formamos parte de la industria. Y hemos elegido San Sebastián para encontrarnos.

Los Días C de C son el lugar donde los profesionales de la industria nos reunimos para redefinir el papel de la comunicación publicitaria. Para ello centramos las ponencias en el papel de la creatividad como generador de valor para las marcas, trabajamos para presentar un programa de ponentes sobresalientes y fomentamos los espacios de encuentro para aprender y contrastar opiniones.

El C de C 2018 vuelve con más de 50 actividades y un programa repleto de grandes nombres, pero, sobre todo, es un punto de reunión. Un lugar donde se transmite energía y se estimula la reflexión. Donde nos hacemos preguntas y buscamos respuestas. Como recordamos en nuestro lema de este año queremos fomentar nuevas relaciones para llegar a nuevas soluciones.

Esta capacidad para establecer conexiones significativas es una de las principales razones por la que muchos miembros de la industria acuden a San Sebastián cada año. Para fortalecer las relaciones con viejos amigos y colegas y para hacer nuevos amigos. Para encontrar nuevas oportunidades de negocio o acceder a un nuevo empleo. Para aprender, en directo, de los que van un paso por delante y contrastar experiencias que no aparecen en los keynotes de internet.

Resulta paradójico, pero es una conclusión que se repite entre los asistentes de años anteriores. En un tiempo en el que el acceso al saber es instantáneo a través de internet, la diferencia más valiosa de los Días C de C es la capacidad para facilitar relaciones personales.

Los días 12, 13 y 14 de abril os esperamos en San Sebastián en los Días C de C.

Guille Viglione, director de los Días C de C.

  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Shares